3 claves fundamentales de la transformación digital

El sector digital tendrá relación con casi el 50 % de los empleos para principios de la próxima década. Para mantener la eficacia y, sobre todo la competitividad, la tecnología y los entornos digitales se postulan necesarios para aquellas empresas que tengan visión de futuro. Por ello, este proceso es un paso que cada vez se plantean más compañías y es importante que se tengan en cuenta las principales claves para comenzar la transformación digital de una empresa. Introducir de la noche a la mañana un programa informático como un CRM o ERP o abrir una cuenta en Twitter ya no es suficiente y, sobre todo, no puede llamarse a eso una verdadera transformación.

La transformación digital conlleva también cambios de mentalidad y en la estrategia general, que ha de verse influenciada por dinámicas interconectadas que dejen de lado procesos manuales y viejos hábitos. Hay que dar la bienvenida a una nueva forma de trabajar más productiva y flexible. Es un cambio en el ámbito global y ha de hacerse de dentro hacia afuera y, por supuesto, contando con todos los departamentos. De nada sirve digitalizar y modernizar los procesos de ciertas partes de la empresa si otros van a convertirse en auténticos embudos para la nueva estrategia.

Los beneficios de una transformación digital son muy diversos. Desde un punto de vista interno, mejora la eficiencia del día a día con nuevos procesos (mediciones a tiempo real, neuromarketing, nube), impulsa el trabajo en equipo, así como lo facilita, ayuda a abandonar el papel y posibilita la recogida de datos de todas las operaciones que se realizan para ser analizados más tarde (big data). Desde un punto de vista externo, la transformación digital en las empresas puede generar nuevas fuentes de ingresos y nuevos clientes, dotar a las empresas de mayor flexibilidad ante los cambios y atraer nuevo talento.

3 claves para comenzar la transformación digital

A la hora de emprender la transformación digital en las empresas, es clave atender a tres aspectos:

Formación como parte esencial del cambio

Adaptar la estructura del negocio a la era digital puede conllevar una importante inversión económica pero no servirá de nada si no tiene enfrente un equipo convencido del cambio. Para ello, la formación de los trabajadores es inestimable, una pieza fundamental en el nuevo engranaje tecnológico. Este aprendizaje, además, debe complementarse con la nueva filosofía digital y online, para involucrarles en el nuevo viaje que inicia la empresa.

Análisis de la situación: qué se necesita

Estudiar las necesidades reales de una empresa. Tienda online, pago con tarjeta, su propia nube, departamento de comunicación online, digitalización de los procesos de gestión, envío o comunicación… Según el sector y los objetivos de una compañía, la transformación digital deberá enfocarse a proveerla de las herramientas que hagan todas las tareas más rápidas y eficaces, reduciendo los tiempos y generando mayores beneficios.

Transformación digital en RRHH

Si la formación es indispensable para adaptarse al giro estructural que se pretende, la transformación digital en RRHH no puede quedarse atrás. Todo lo contrario, debe estar a la altura de la gestión del nuevo talento digital que exigen los cambios. Y aquí se abre un abanico de cambios que va de los horarios flexibles al teletrabajo, pasando por hablar de tiempos para proyectos y no de horas al día.

La digitalización es un proceso inevitable que desarrollará su propia supervivencia de los más aptos. No es una moda pasajera, es el futuro más inmediato y solo aquellas empresas que se suban al carro de la transformación digital seguirán en la contienda de la evolución. Eso sí, deben tenerse en cuenta aspectos claves para comenzar la transformación digital de una empresa, para hacerlo con eficacia y conseguir los objetivos propuestos.

2019-08-05T13:54:50+02:0011 abril, 2018|
Ir a Arriba