El Big Data contra el cambio climático

El cambio climático es un peligro que nos debemos tomar muy en serio ya que pone en riesgo toda forma de vida en la Tierra. O, al menos, esto se deduce de múltiples estudios e investigaciones que confirman esta amenaza.

Afortunadamente, todavía estamos a tiempo de darle la vuelta a esta situación gracias a la innovación y la aplicación de tecnologías como el big data.

El análisis de datos masivos se usa en sectores tan diferentes como la medicina, los negocios, el deporte, la ciencia y, también, en la protección del medio ambiente, aunque todavía nos queda mucho para aprovechar todo su potencial en este terreno.

Big data y medioambiente

El big data y la defensa del medioambiente no son desconocidos entre sí, y llevan tiempo colaborando para diseñar nuevos modelos económicos sostenibles, así como para mejorar la calidad de vida en las ciudades y el medio rural.

Es más, evitar el calentamiento global del planeta es posible si se usa el big data para superar los retos del presente y del futuro que tiene la humanidad ante sí.

Esta herramienta tecnológica es perfecta si queremos frenar el cambio climático. Un ejemplo perfecto de desarrollo sostenible y macrodatos es un reciente estudio científico que concluyó que el planeta tiene espacio suficiente para repoblar millones de árboles, incluso en las ciudades.

Aunque el informe afirma que la repoblación debe combinarse con otras medidas para minimizar el calentamiento global, demuestra que la combinación big data y sostenibilidad es muy eficaz.

Y es que los científicos advierten de que la sociedad se encuentra en un punto de no retorno y de que, en caso de no tomar las medidas para evitar el aumento de dos grados en el planeta, podríamos vernos abocados a la extinción.

Los políticos y los gobernantes comienzan a tomar medidas para evitar desastres naturales y planificar servicios sociales para alimentar a la población. No se trata de plantar árboles en nuestro jardín, que también hace falta, sino de ser más eficaces en el consumo energético.

Y para ello tenemos el big data, ya que gracias a esta tecnología se pueden conseguir cosas tan interesantes como la fabricación de redes eléctricas inteligentes llamadas Smartgrids que ayudan a minimizar el impacto en el medio ambiente al gestionar de forma eficaz el consumo eléctrico, la seguridad y la producción con un equilibrio entre oferta y demanda.

Big data, turismo y sostenibilidad

Las posibilidades que ofrece el big data no sólo alcanzan el medio ambiente, el medio rural y la sostenibilidad urbana, también llegan al turismo, la arquitectura y el diseño de las ciudades.

De hecho, la combinación de desarrollo sostenible y macrodatos permite gestionar de forma eficiente el crecimiento y desarrollo en las ciudades y conseguir una administración más eficiente de estas urbes así como cambiar su aspecto.

El ejemplo perfecto son las ciudades inteligentes, uno de los retos a los que se enfrentan los alcaldes del siglo XXI. El big data puede ayudar a averiguar averías y fallos en las redes eléctricas, así como a conseguir una mayor eficiencia del transporte y reducir el consumo energético gracias al análisis de los macrodatos.

Las oportunidades de futuro de esta tecnología en las ciudades permitirían la completa transformación de lo urbano. No solo la reducción energética, también un cambio en el aspecto y diseño urbano.

Acaso no te gustaría vivir en una ciudad reconocida por su alumbrado público, con edificios tipo el bosque vertical de Milán, o con puentes y monumentos que cambien de intensidad y color, según el clima y las necesidades energéticas.

Además, no solo es posible mejorar el uso de la energía; también se puede incrementar la calidad del aire y el tráfico al centralizar el uso de los parkings y el tráfico.

Los ciudadanos podríamos cambiar el color de las fuentes y puentes desde nuestros dispositivos inteligentes. Esto abre múltiples interesantes opciones de turismo.

¿Quién no querría visitar o vivir en una ciudad segura, eficiente, no contaminada y referente mundial en sostenibilidad? Tokio, Songdo, Zúrich y Seúl son algunos ejemplos de que es posible.

Desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible es un reto de presente y futuro, y gracias al Big Data se puede conseguir con modelos económicos y sociales más inteligentes y eficientes. Con estos nuevos modelos más inteligentes, realizando análisis avanzados a través de los datos del Big Data, se puede hacer cálculos muy precisos de la estimación energética en una ciudad, las necesidades alimentarias o el abastecimiento de agua potable

El uso del big data en el terreno de la sostenibilidad es más necesario que nunca ya que la ONU calcula que para el 2050 alrededor de dos tercios de la población del planeta residirá en las ciudades.

Todavía estamos a tiempo de luchar contra el cambio climático, y tecnología como el Big Data, es uno de nuestros aliados más poderosos para hacerlo.

2019-09-25T12:43:47+02:0025 septiembre, 2019|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba