La influencia del Big Data en la ciberseguridad

En esta nueva era, las empresas tienen tantos riesgos como oportunidades de negocio. Por este motivo, tanto el Big Data como la seguridad informática son fundamentales.

¿Qué es el Big Data y cómo afecta a la seguridad informática?

El Big Data consiste en un grupo de datos de gran volumen que almacena información de valor muy dispar. Su análisis permite analizar patrones y tendencias de comportamiento. El procesamiento de estos datos es un valioso activo para cualquier empresa o institución, por lo que es fundamental salvaguardar la privacidad de dicha información.

Estos volúmenes de datos han abierto nuevas oportunidades para que los ciberdelincuentes tengan una oportunidad de hacerse con datos sensibles y personales. La ciberseguridad se ve amenazada por ataques diarios, y esto hace que sea necesario implantar herramientas que analicen y gestionen en tiempo real un posible ataque.

El análisis de datos permite aumentar la ciberseguridad

La capacidad de procesamiento de datos es una herramienta fundamental para las estrategias de ciberseguridad debido a la proliferación de acciones delictivas en el denominado ciberespacio. Es el modo de detectar y clasificar cualquier ciberamenaza mejorando los mecanismos de detección.

Estrategias de análisis predictivos

La analítica presenta importantes retos para las operaciones de seguridad. Estos análisis han de ser continuados y rápidos para conseguir la escalabilidad del sistema.

Las instituciones y empresas deben modificar sus estrategias para poder comprender una amenaza antes de que un atacante pueda causar algún daño. Si aplicas la analítica predictiva y de comportamiento a los datos disponibles de una empresa, esta puede evaluar amenazas potenciales para reunir más información, detectar un posible ataque e identificar a las personas que actúan en contra de la integridad de los datos.

Importancia del Big Data en la ciberseguridad

Cada vez se necesitan más profesionales con la capacidad de mantener la seguridad en el entorno digital.

Los ataques y virus informáticos son habituales, y no existe casi ningún ordenador en el mundo que sea invulnerable a ellos. La ciberseguridad y el Big Data son cruciales para garantizar la seguridad de los datos que manejan las grandes empresas, teniendo también en cuenta que  el futuro del Big Data pasa por la Inteligencia Artificial.

La seguridad informática no es un fin, sino un proceso, por lo que para poder garantizarla se ha de iterar constantemente sobre tres fases: detección, prevención y respuesta. El Big Data no solo mejora las fases, sino que participa en la mejora del proceso proporcionando otras nuevas, como la predicción.

Algunas de las ventajas que aporta el Big Data en el mundo de la ciberseguridad son:

  • Detecta un sistema infectado y aportar una solución en tiempo real de forma rápida.
  • Ayuda a mejorar la fase de respuesta de una amenaza, ya que permite el procesamiento de la información para obtener resultados específicos con el menor retraso posible.
  • La fase de predicción permite conocer de forma aproximada cuándo o qué tipo de ciberataque se va a producir.

¿Cómo se complementan la ciberseguridad y el Big Data?

Existen cuatro formas de identificar anomalías y con las que prepararse mejor contra distintos ataques de seguridad.

1. Monitorización en tiempo real de sistemas de seguridad

La ciberseguridad aprovecha el análisis de Big Data para recopilar los datos tras una monitorización y análisis de sistemas, que suelen estar en la nube, para identificar posibles violaciones de seguridad.

Así, los usuarios pueden almacenar y transmitir información privada sin la preocupación de ser víctimas de algún ciberataque.

Para que funcione este sistema se implementan marcas en los archivos, que se podrán identificar en tiempo real, lo que garantiza la integridad y seguridad en circunstancias claves.

2. Ofensiva

Las empresas no solo quieren tener a salvo los bancos de datos, sino que pretenden utilizar la capacidad de procesamiento del Big Data para identificar de forma proactiva a quienes tratan de penetrar en una red -o ya están en ella- para así poder detenerlos.

3. Precursores para el futuro

Cuando aumenta la popularidad de una determinada pieza tecnológica, cabe la posibilidad de utilizar esta información como una forma de previsión en materia de enfocar los esfuerzos de ciberseguridad. Los ataques en la seguridad informática suelen ser espontáneos, aleatorios y alejados de lo común. No obstante, es posible adelantarse e implementar un software de seguridad que proteja los datos sensibles.

4. Protección y seguridad para todos

La transformación digital no es solo algo que sucede en las empresas, sino que también afecta al día a día de las personas, puesto que se trasladan importantes capítulos de la vida personal al mundo digital. Esto permitirá que los desarrollos tecnológicos faciliten la vida de las personas y que detecten con antelación áreas vulnerables.

Como conclusión final, se puede decir que tanto el Big Data como la ciberseguridad transitarán por caminos muy paralelos en los próximos años, ya que es igual de importante proteger los datos que analizarlos. Esto llevará consigo una serie de ventajas para todas las empresas, que podrán tener mayor seguridad para tratar la información sensible, conocer mejor el mercado y obtener una mayor satisfacción de los clientes.

Si quieres conocer más sobre cómo las soluciones BIG DATA pueden ayudar a tu negocio, puedes pedirnos más información a través de este formulario y uno de nuestros expertos se pondrá en contacto contigo.

2019-08-05T11:21:04+02:0016 mayo, 2019|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba