Deep fakes, el lado oscuro de la inteligencia artificial

¿Has oído hablar de los deep fakes? Esta nueva tendencia consiste en crear una realidad que no existe a través de la inteligencia artificial, suplantando la identidad de alguna persona. Las redes sociales y plataformas de videos conectadas como Youtube, han propiciado el terreno perfecto para a través de vídeos manipulados con ayuda de un software de inteligencia artificial, se puedan generar fake news en formato de vídeo muy creíbles, tanto que en muchas ocasiones se necesitarán comparecencias o pruebas evidentes para identificar el fraude.

Deep fakes e inteligencia artificial

Seguro que cuando oyes hablar de inteligencia artificial lo primero que te viene a la mente son interesantes descubrimientos técnicos y científicos para mejorar nuestra calidad de vida, la eficiencia de una empresa de TI o avanzar a la sociedad. Pero la verdad es que, como todo, también puede tener usos menos éticos, como la creación de deep fakes. Para hacer estos vídeos e incluso audios falsos se recurre a diversas técnicas basadas en la inteligencia artificial que permiten editar imágenes y sonidos con apariencia de realidad.

Una de las opciones más habituales es el uso de redes generativas antagónicas o RGA. Se trata un algoritmo específico que, basándose en conjuntos de datos ya existentes, puede crear otros de nuevos. Así, por ejemplo, una RGA puede hacer un análisis de miles de grabaciones de una persona y, a partir de él, crear un audio nuevo que parezca su voz original e incluso se exprese igual.

En los vídeos destaca como aplicación para crear deep fakes FSGAN, un software que combina las dos técnicas básicas: el face swapping, o superposición de un rostro en otro cuerpo, y el face reenactment, que combina la recreación de la cara de una persona con los movimientos de otra.

Lo más significativo de este software es que no requiere un entrenamiento previo ni el uso de hardware especializado. Eso hace mucho más fácil la realización de deep fakes por parte de personas con conocimientos básicos en tecnología de inteligencia artificial.

Ejemplos de deep fakes

Al hablar de ellos podemos pensar que no dejan de ser meras bromas o entretenimientos. Pero conocer algunos ejemplos de lo que implica el uso de esta tecnología te permitirá entender su importancia y saber cuál es el significado de los deep fakes, incluso a nivel social y político.

Así, seguro que has podido ver en la red grabaciones falsas de miembros de gobiernos y personas famosas. Los mensajes que se introducen como verdaderos en estos fakes pueden llegar al extremo de influir en unas elecciones o incitar a que ciertas personas actúen con violencia en las calles.

De hecho, uno de los principales problemas asociados a los deep fakes es que no hay una legislación clara y específica para abordarlos. Por lo tanto, en la mayoría de los casos son los responsables de las plataformas donde aparecen quienes se encargan de decidir su destino final.

Un buen ejemplo de ello es un vídeo que circuló hace un tiempo en el que supuestamente Barack Obama afirmaba que «Trump es un completo imbécil». En realidad era un deep fake protagonizado por el actor Jordan Peele, haciendo su discurso con el rostro del antiguo presidente de los Estados Unidos.

El porno falso es otra de las aplicaciones perniciosas de esta tecnología. En un principio muchos famosos fueron víctimas de vídeos en los que se colocaba su rostro encima del cuerpo de una actriz o actor porno en una película. La actriz Scarlet Johansson fue una de ellas. Pero la tendencia no se ha quedado aquí, y ha degenerado en lo que se conoce como «porno de venganza», que afecta a todo tipo de personas. Estos vídeos nacieron en Reddit, y llegaron a crear en torno a ellos una comunidad de 90.000 seguidores. Finalmente, fueron sus mismos responsables quienes decidieron su prohibición dado el alcance que habían .

De todos modos, merece la pena que sepas que los deep fakes no son siempre sinónimo de acciones que afectan a terceros de manera negativa. También se usa esta técnica para cosas mucho más inocentes.

La web Thispersondoesnotexist te permite navegar entre una gran cantidad de rostros que en realidad no existen, y que han sido creados a través de la inteligencia artificial. Existe otra versión parecida con gatos, cuyas imágenes han inundado la red en más de una ocasión.

Del mismo modo pueden crearse personajes de anime o gifs con imágenes de personas famosas. Incluso se puede aplicar esta técnica para meter la cara de un actor en el tráiler de una película.

En definitiva, la inteligencia artificial ya nos permite crear vídeos y audios prácticamente de la nada, ¡incluso rostros de personas y animales completamente artificiales! Esto nos ofrece, seguro, muchas opciones para un uso beneficioso… Pero también da la oportunidad de llevar a cabo numerosos fraudes y engaños. Todo dependerá, cómo siempre, de si las personas que crean deep fakes, lo hacen desde el lado oscuro.

2020-02-20T18:17:28+02:0020 febrero, 2020|