Diferencias entre DIMM y SO-DIMM

El par memoria RAM DIMM y SO-DIMM conjuga dos adaptaciones a dos medios muy diferentes. La amplitud de espacio en una placa de un equipo de sobremesa resulta impensable para un portátil. De ahí que la arquitectura SO-DIMM (small outline dual in-line memory module) esté orientada al aprovechamiento del espacio, la compatibilidad física con otros componentes y evitar el sobrecalentamiento del equipo. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre ellas.

Diferencias entre la memoria DIMM y SO-DIMM

La principal diferencia entre estas dos memoria RAM es básicamente al uso que se destinan. Mientras que las primeras, las memorias RAM tipo DIMM son utilizadas para los equipos de sobremesa, las RAM tipo SO-DIMM son las utilizadas para los equipos portátiles. Otra de las diferencias que podemos encontrar a simple vista es que las SO-DIMM son bastante más cortas que las DIMM, debido a que el espacio para su ubicación es mucho más reducido en un equipo portátil.

Las siglas DIMM corresponden a Dual In-line Memory Module, y las tienes presentes en una dilatada familia de componentes que van desde los antiguos procesadores Pentium hasta los modernos i7. La diferencia más llamativa con la familia anterior está en el bus de 64 bits. Esto añadió la novedad, en su día, de que el módulo no estaba obligado a una instalación doble para el correcto funcionamiento del PC. En la actualidad, las versiones más presentes en el mercado corresponden con la DDR3 y DDR4 (de Double Data Rate), aunque ya se esperan en este año 2020 que empiecen a aparecer en el mercado las primeras DDR5

El módulo DIMM en formato DDR3 trae una interfaz de conexión de 240 pines con un consumo de 1,5 voltios. Las frecuencias efectivas se mueven entre los 800 MHz y los 2.400 MHz. Mientras que el módulo RAM DIMM en versión DDR4 incluye una interfaz de 288 pines, y el consumo eléctrico baja a 1,2 voltios. Las frecuencias efectivas oscilan entre los 1.600 MHz y los 3.200 MHz. Las velocidades de transferencia de datos también son diferentes, llegando las DDR3 a los 17Gb/s mientras que las DDR4 pueden alcanzar los 25,6Gb/s.

Si observas las cifras, verás una tendencia hacia una mayor velocidad del caudal de datos y, paralelamente, una bajada del consumo eléctrico. Estas capacidades son determinantes para la duración de los portátiles, ya que la menor energía consumida también genera menos calor.

Para los módulos SO-DIMM DDR3 tienes una interfaz de conexión de 204 pines. Por otra parte, para módulos SO-DIMM DDR4, el número sube a 260 pines. Los portátiles prestan servicios parecidos a un ordenador de sobremesa. Sin embargo, esta igualdad conlleva casi siempre un coste más alto, de entorno el 25% comparado con las memorias DIMM.

Por qué la memoria de un PC y un portátil son diferentes

En el diseño de los ordenadores portátiles hay que mantener un delicado equilibrio. Por un lado, como consumidor, te interesan los dispositivos ligeros y de una delgadez extrema. Pero este deseo complica las soluciones implementadas por los ingenieros para la disipación del calor en un elemento que deba disponer de la misma velocidad de procesamiento que uno con mayor superficie. 

La alta concentración de componentes en tan poco espacio impide una labor efectiva al funcionamiento de los ventiladores. El movimiento del aire es fundamental para que los materiales no acumulen calor. Las propiedades eléctricas de los componentes sufren transformaciones fisicoquímicas por la temperatura que incrementan la probabilidad de fallos.

La deficiente disipación convierte a cada componente de un portátil en una reserva de energía calorífica. Así, la duración de los diversos elementos electrónicos existentes o conectados a la placa queda muy comprometida.

Fundamentalmente, las soluciones propuestas para abordar estas dificultades son cuatro. Veámoslas:

1. Reducción del volumen de los módulos, y también de sus áreas de superficie. Son especialmente sensibles aquellos que, por razones funcionales, se encuentran en la placa, cerca del procesador.

2. Bajada generalizada del consumo eléctrico, que redunda en una menor resistencia transformable en calor.

3. Disminución de conectores por los que también se transmite el calor. La presencia de elementos laminares o en superficie disminuye espacios de aire, que favorecen la evacuación por los ventiladores.

4. Soldar los módulos de la memoria a la placa. La soldadura de fábrica reduce materiales necesarios de sujeción y anclaje. Para el consumidor, esta solución puede ser indiferente si los materiales empleados son de la máxima calidad.

Otros tipos de memoria

Con el abaratamiento de las memorias de estado sólido o SSD se ha producido un incremento notable en todo tipo de memorias. En general, estas van mucho más allá de las necesidades presentes en un ordenador de uso doméstico. Las puedes encontrar en los siguientes ámbitos.

Dispositivos independientes o conectados a la placa, pero que necesiten de un firmware especial para su funcionamiento. Es el grupo más grande, siguen la lógica de programación de los dispositivos móviles y mantienen el control de sus funciones con una aplicación específica y residente en el aparato o componente.

Servidores o hardware destinados a la computación empresarial o científica. Es el caso de los módulos NVDIMM, que colaboran en la recuperación rápida e íntegra del sistema si se produce un corte.

Servidores de impresión, dispositivos de red o impresoras de altas prestaciones. Así, evitas colapsar las redes locales por retrasos en el proceso de la información de red.

Sistemas automatizados de backup para uso genérico o aplicaciones críticas de negocio o investigación.

En definitiva, la memoria RAM DIMM y SO-DIMM, o memoria de PC y de portátil, son, paradójicamente, dos diseños diferentes para que el usuario reciba funcionalidades muy similares. La extensión del portátil en el mundo laboral y académico impulsa esta necesidad de buscar la igualdad de prestaciones con un equipo de sobremesa.

2020-08-12T12:52:31+02:0012 agosto, 2020|
Ir a Arriba