Lo que se llevará es la ropa IoT

El uso del Internet de las cosas en la ropa es una manera respetuosa de hacer que la tecnología forme parte del día a día de todos nosotros, contribuyendo a mejorar la calidad de vida con diversas funcionalidades. Estas prendas inteligentes recaban datos, tanto de la propia actividad de quien las viste como de su entorno. Teniendo en cuenta los diferentes tipos de funciones que puedan desempeñar las prendas inteligentes, existen tres clases distintas:

  • Prendas inteligentes pasivas: son aquellas que pueden detectar la actividad del usuario y diversos parámetros del entorno. Su funcionamiento se basa en sensores de varios tipos.
  • Prendas inteligentes activas: son las que incorporan funciones que pueden responder a las condiciones del entorno y a la actividad del que las viste. Además de incorporar sensores, disponen de diversos mecanismos que activan otras funciones.
  • Prendas muy inteligentes: se consideran en este rango aquellas que detectan, reaccionan y se adaptan de manera autónoma a las condiciones del entorno y al estado del usuario. Normalmente serán prendas que están conectadas a otro tipo de dispositivos para completar y hacer más eficaces sus funciones.

Cómo funciona el Internet de las cosas en la ropa

Ahora mismo, lo más habitual y útil es que nuestra ropa tenga funciones de conectividad con nuestros smartphones, tablets u ordenadores. Todo ello se hace mediante el uso de distintas aplicaciones. Normalmente, se utilizan soluciones de conexión por Bluetooth para llevar a cabo estas conexiones. Pero empiezan a extenderse las de tipo Wifi y de ANT+.

Los fabricantes tienen como principal desafío conseguir que la tecnología venga integrada con los materiales textiles sin que los artículos acaben ganando demasiado peso, o pierdan su cualidad de prácticos por su menor flexibilidad o mayor grosor. Otros problemas que se encuentran desde el punto de vista del diseño tienen que ver con la capacidad de conectividad de las prendas, o con la duración de la batería de sus componentes electrónicos.

Algunos proyectos revolucionarios dentro del IoT en prendas

Existen algunos proyectos que sirven para destacar las posibilidades que la tecnología del Internet de las Cosas proporciona a los usuarios de prendas inteligentes.

Como por ejemplo, Jaquard, una iniciativa generada por Google y Levi´s para crear una nueva chaqueta con conectividad con los teléfonos móviles.

Otra chaqueta, la Rochambeau, nos proporciona acceso exclusivo a ciertos locales de gastronomía, arte y otras tiendas, mediante la integración de un sistema de etiquetas inteligentes a base de tecnología NFC, o de comunicación de campo cercano, y de códigos QR o de respuesta rápida.

Estos son solo un par de ejemplos de cómo el Internet de las cosas en prendas está llevando un paso más allá no solo la calidad de vida de las personas, sino las maneras de mostrar diferenciación en un mercado tan competitivo como el del sector textil.

Guardar

Guardar

2019-08-05T11:51:38+02:0013 febrero, 2019|
Ir a Arriba