OVR: La virtualización global

Vamos a centrarnos en entender una verdad que a todos nosotros nos motiva, al menos, para seguir adelante. El futuro. El futuro es un misterio y como tal nos remueve para inspirar nuestros actos cotidianos.

Ahora bien, quizás resulte atractivo conocer aquello que se esconde en nuestro horizonte, y para ello vamos a utilizar un telescopio para anticipar ese futuro que nos espera. Si bien su realidad ahora se nos escapa, es posible imaginarlo si tenemos en cuenta aspectos sobre los que se está innovando en estos mismos momentos.

Realidades digitales

Venimos escuchando que la realidad virtual y la realidad aumentada van a resultar parte de nuestro futuro. Ahora bien, qué recogen estos conceptos.

Juan Roberto Sánchez Delgado
Juan Roberto Sánchez DelgadoUX/UI Designer & Front-End Developer en Viewnext

La Realidad Virtual (RV), se encarga de generar imágenes, sonidos u otras sensaciones, que colocan a las personas en medio de un mundo imaginario espectacular.

La Realidad Aumentada (RA), se encarga de agregar elementos o información a un entorno del mundo real a través de un dispositivo, ya sea un smartphone o un visor.

La expansión de ambas contribuciones nos lleva a imaginar la unión de ambas, lo que llamaríamos la realidad virtual aumentada o realidad mixta (MR). La mezcla unifica la experiencia de una u otra. Se crea, por tanto, un mundo generado por ordenador donde obtenemos las ventajas de los componentes virtuales pudiendo interactuar con el mundo real a través de una nueva experiencia.

La virtualización global

La virtualización global para un futuro sostenible pasa en este momento a ser una realidad. Ya existen proyectos en proceso para lograr la interacción con el usuario digital sin necesidad de transformar el medio.

Un modelo que no afecta al espacio material sino al espacio virtual. La colonización de esta tierra virtual puede apreciarse a través del proyecto OVR: https://www.ovr.ai/ . El cual ha generado una infraestructura descentralizada para la web espacial que fusiona el mundo físico con el mundo virtual. Se han anclado todas las tierras del planeta con sus características en un modelo innovador que está por explotar.

Esto permitiría hacer publicidad en las ciudades, pero irrumpiendo solo en el usuario no sobre el espacio. No se precisa un escaparate. Se verá el escaparate con el dispositivo de realidad aumentada cuando se pase por allí gracias a dispositivos inteligentes, como las smart glasses, poner una película o, en definitiva, lo que se desee.

La empresa base para la infraestructura será de telecomunicaciones, claro; pero el contexto de las experiencias está abierto a soñar. Los creadores de contenidos tienen mucho que crear. Quizás espacios libres de Covid donde poder celebrar encuentros 100% seguros. Entramos en una nueva dimensión. La cuarta dimensión es ya una capa digital que cubre todo el mundo.

Para entender ésta visión del mundo imaginemos que el mundo se virtualiza y permitimos hacer todos los acontecimientos virtuales sin provocar daños al ecosistema del planeta. Mediante coordenadas gps del satélite los propietarios de OVRLand han dividido la tierra en hexágonos que pueden ser comprados.

Ya no se trata como en la revolución que supuso Internet de simple alquiler de dominios que precisan una renovación. En este caso eres dueño del hexágono y lo puedes registrar como propiedad, unido a las coordenadas gps del catastro. Luego ya cada cual podrá alquilar su espacio virtual; por hexágono, por ejemplo.

Open Virtualization Format (OVF)

Así nace el proyecto OVR (realidad virtual aumentada) con un formato OVF. Open Virtualization Format (OVF) es un estándar abierto para empaquetar y distribuir servicios virtualizados o de forma más general y llana, software a ejecutar en máquinas virtuales.

Una vez puedo ejecutar un programa o aplicación de realidad virtual en ese espacio, anclada vía gps, va a coincidir con el posicionamiento del usuario (móvil –Smartphone- o cristal inteligente aumentado) que se conecta a la aplicación. Entonces se puede transmitir lo deseado, de manera pública o privada. Pero al estar anclado al gps real solo es visible en la parte física. Una conexión que no puede dejar de sonar apetecible para los nuevos mercados.

Esto crea un nuevo modelo de negocio que siempre hay que tener en consideración al tratarse de tecnologías que piensan en el futuro. Un claro ejemplo de lo que podría ser una transformación digital del entorno en que vivimos.

Habrá que buscar creadores de contenidos que generen para los dueños de las tierras las herramientas necesarias, pero tiempo al tiempo pues hay infinitas oportunidades para innovar en estos espacios aún por explorar.

La visión de un futuro tecnológico más amigable es posible y ya no se encuentra tan lejano. Seamos responsables con nuestro entorno. Por todos nosotros adelantemos el futuro.

En un último momento podremos decir que el futuro ya está aquí.

2021-06-30T14:31:15+02:0030 junio, 2021|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba