¿Qué es una API y para qué sirve?

El mundo de la programación web es muy amplio y cada especialista busca las mejores prácticas en esta área, que dependerán de la plataforma con la que trabajen. No obstante, crear una API es algo que, casi con total seguridad, cualquier desarrollador realizará en al menos una ocasión.

¿Qué es una API y para qué sirve?

Una API o Application Programming Interface, es un conjunto de procedimientos y funciones creados para permitir el acceso al backend de aplicaciones de terceros con el fin de reutilizar servicios ya creados.

 En la actualidad, este término ha evolucionado debido a la revolución de los servicios web, y ha derivado en la API REST, más popularmente denominada API.

Una API puede servir para comunicarse con una base de datos, sistema operativo o protocolo de comunicaciones  y, en los últimos años los ejemplos más conocidos, son las APIs de plataformas online como WordPress Google Maps y, cómo no, las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin, etc..) Esto hace que el Social Media Marketing sea más rastreable, sencillo y rentable.

Unas de las APIs más usadas seguramente sean las de login de Facebook y Google. Estas permiten que una página o aplicación pueda reutilizar el registro ya creado de un usuario en estas plataformas para acceder a dicha aplicación con la consecuente mejora en la experiencia de usuario, rapidez de acceso y el beneficio del propietario de la aplicación, por tanto, de aumentar el número de registros de la página o aplicación.

¿Cuáles son las ventajas API?

Los beneficios de las API son múltiples porque te permiten utilizar funciones de otro software o aprovechar la infraestructura que existe en otra plataforma. Así, reutilizas un código que está probado y que funciona perfectamente.

Independencia de lenguajes y tecnologías

Te permiten el desarrollo en cualquier lenguaje o tipo de tecnología con la que optimices tus tiempos o que mejor encaje con las necesidades o filosofía de tu proyecto. Sin importar si en un futuro cambias por completo la tecnología con la que se implementa la API.

Para ello, solo has de respetar las operaciones en la API y que se hagan las cosas que se supone que deben hacerse.

Experiencia de usuario

Este aspecto depende más de cómo se lleva a cabo la parte propia del cliente, pero de manera teórica se puede decir que el desarrollo de un sitio web basado en una API da un mejor rendimiento que uno tradicional.

Desde el instante en el que haces una solicitud al servidor, obtienes datos planos que precisan de un menor tiempo de transferencia que si los recibes mezclados con HTML/ CSS. En este tipo de aplicaciones web no se necesita cargar la página y, aunque esto no sea una aplicación específica, sí que es muy útil.

Separación servidor/cliente

Son sistemas independientes, por lo que se comunican gracias a un lenguaje de intercambio, JSON. A los clientes les da igual cómo se hace una API y a los servidores no les importa lo que hagas con los datos que te aportan.

Para refactorizar o evolucionar tanto el front como el back se puede hacerlo de forma separada, siempre y cuando mantengas la interfaz del API.

Que sean independientes no quiere decir que no deban tener comunicación entre sí.

Escalabilidad, fiabilidad y flexibilidad

Si el nexo entre el cliente y el servidor está bien, todo irá perfecto. Podrás realizar cambios en tu servidor o tus bases de datos y, siempre y cuando devuelvas los datos necesarios, no habrá una anomalía.

Podrás crecer todo lo que necesites, porque tu API podrá responder a las operaciones que tengas que realizar y podrás crear más frontales web o aplicaciones para cualquier tipo de dispositivo.

Para ejecutar tus aplicaciones gozarás de mayor flexibilidad, porque puedes enviar las páginas del front desde unos servidores y que las API se alojen en servidores independientes.

Precisan pocos recursos

No se requiere memoria, se pueden atender muchas peticiones, no requiere escribir en HTML y, como consecuencia, hay menos procesamiento en el servidor.

Beneficios de una API en tu empresa

Estamos inmersos en el proceso de transformación digital de las empresas, y estas interfaces son un recurso extraordinario en las mejoras de los distintos procesos de negocio. Aportan un valor diferencial a aquellas organizaciones que las implementan y son más competitivas. Las ventajas de una API que vas a poder apreciar son:

  • Incrementan los procesos de transformación.
  • Reducen los costesde mantenimiento.
  • Abren nuevas oportunidadespara poder alcanzar a los clientes, construir nuevas alianzas y generar ingresos.
  • Organizan y reestructuran sistemas internos para poder dar apoyo a proyectos innovadores de manera más uniforme.

La implementación de esta herramienta no se limita a las grandes corporaciones, sino que es accesible a cualquier tipo de empresa. Las abiertas permiten crear soluciones accesibles que cumplan con las expectativas de los clientes a un coste reducido y en un tiempo determinado.

Gracias a las API se puede mejorar la experiencia de los usuarios en una aplicación móvil e incluso abrir una parte del sistema interno de la compañía para que se use fuera de ella o en alguno de sus departamentos. El mayor reto es transformar el proceso del negocio con soluciones innovadoras eficaces.

Si quieres conocer más sobre cómo las APIs pueden ayudar a tu negocio, puedes pedirnos más información a través de este formulario y uno de nuestros expertos se pondrá en contacto contigo.

2019-05-30T17:29:27+02:0030 mayo, 2019|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba