BigData contra el Covid 19

El mundo entero se está enfrentando a una pandemia que está poniendo a prueba todos los recursos disponibles, y los tecnológicos no iban a ser menos. Concretamente para este sector ha supuesto todo un desafío saber cómo se puede hacer frente a esta crisis sanitaria poniendo de relieve la importancia de los datos, su análisis en el menor tiempo posible y por tanto del Big Data.

En este contexto toma gran importancia el hecho de compartir estos datos entre los distintos actores responsables del control del virus, como comunidades autónomas, hospitales y compañías privadas. ¿Pero en qué nos ayuda toda esta gestión de un inmenso volumen de datos y análisis de manera tan acelerada?

Beneficios del Big Data

El almacenamiento y análisis de grandes cantidades de datos sobre los pacientes puede permitirnos adelantarnos a nuevos brotes para conseguir mejorar el diagnóstico, saber qué tipo de tratamiento puede ser el correcto o incluso seguir trabajando en una mejora de la vacuna. A continuación, enumeramos todos los beneficios:

  1. Mejora la velocidad en la toma de decisiones: Disponer de los datos correctos en un corto periodo de tiempo o incluso en tiempo real a través de sensores, nos pueden proporcionar información válida para una toma de decisiones correcta y oportuna. Por ejemplo, disponer de los datos de contagio por zonas y conocer la tendencia de crecimiento, nos puede ayudar a reaccionar para frenar posibles brotes.
  2. Una mejor eficiencia de recursos: Si conseguimos un mayor control del contagio podremos conseguir un mejor resultado con los recursos que tenemos, lo que implica no saturar los servicios sanitarios, optimizar los medicamentos, pruebas diagnósticas y plazas hospitalarias disponibles entre los casos localizados.
  3. Predicción: Este análisis nos ayudará a crear una tendencia, estableciendo patrones predictivos asociados y correlacionados, como la movilidad de las personas, días festivos o densidad poblacional. De esta manera se podría predecir cuales pueden ser las consecuencias en determinadas fechas o zonas geográficas y actuar antes de que ocurran.
  4. Medicina personalizada: gracias a la tecnología Big Data y los avances en Inteligencia Artificial, dependiendo de su diagnóstico, historial médico y estado de salud, se podría ofrecer al paciente el tratamiento más efectivo posible.

Inconvenientes del Big Data

A pesar de todo lo que puede aportarnos también es una tecnología que presenta sus debilidades:

  1. Los datos en el punto de mira: en una situación de pandemia, como la crisis sanitaria actual, los datos recopilados son muy valiosos: ensayos de vacunas, prevalencia por países, datos de hospitalizados y fallecidos, información de tratamientos de pacientes… y por ese motivo es el principal objetivo de muchos hackers para robar esa información.
  2. Privacidad bajo sospecha: el Big Data genera un eterno debate sobre si esta tecnología mantiene o no la privacidad del usuario. Esto dependerá de qué fuentes y cómo se extraen los datos, y si se usan para lo que el usuario ha dado permiso explícito según lo recogido por la normativa RGPD que regula la protección de datos personales en los países de la unión europea. Al igual que en ciberseguridad, los datos también precisan de un control para ajustarse a esa normativa, ya que el incumplimiento de la misma podría acarrear multas millonarias que podrían llegar al 4% de la facturación anual de la compañía.

¿Cómo se está utilizando el Big Data en España?

La correcta utilización de los datos de todos los pacientes o personas que se han sometido a las pruebas PCR ha permitido que zonas como Madrid puedan anticiparse al contagio y tomar medidas algunas medidas como:

  • Cierre de colegio y universidades.
  • Confinamiento de zonas básicas de salud a través de la monitorización individualizada.
  • Diagnóstico de aguas residuales que equivaldría a realizar el PCR a todos los ciudadanos de esas zonas concretas.
  • Estudios de seroprevalencia de las residencias y centros sociosanitarios para personas con discapacidad.
  • Servicio de predicción de urgencias para conocer las necesidades de dotación de recursos.

Big Data e IA en aguas residuales para controlar posibles brotes

Ya en 2019 se hablaba del estudio del agua de las alcantarillas como forma de conocer los hábitos de los ciudadanos a partir del análisis de sus aguas residuales, un estudio realizado con tecnología Big Data e Inteligencia Artificial.

Pues bien, con la llegada del COVID-19 a nuestro país pudimos saber que en caso de infección, el virus aparece a las pocas horas en las heces, tanto si el paciente es asintomático como si no. En este contexto analizar los sistemas de alcantarillado resultan muy fiables y baratos como complemento de otras pruebas de detección realizadas y se pueden predecir brotes antes incluso de producirse los primeros síntomas.

Actualmente España participa en una iniciativa, junto a 16 países más y 90 depuradoras europeas, del Instituto de Investigación de Aguas holandés KWR y la Universidad Técnica de Aquisgrán en Renania del Norte-Westfalia (Alemania), con el apoyo de EurEau y Water Europe, el Centro Común de Investigación (JRC) y la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea. Este proyecto encontró restos del virus en las aguas residuales de Barcelona 41 días antes de que se confirmara el primer caso de COVID-19 en la ciudad.

Otras innovadoras tecnologías para controlar el COVID-19

Además, durante estos meses de pandemia no se ha parado de desarrollar tecnologías que ayuden a prevenir el COVID-19 o a mantener las zonas desinfectadas. Quizá los más relevantes son:

  • Ropa inteligente: se trata de prendas que monitorizan nuestro estado de salud. Nos mide la temperatura o las constantes vitales y ha sido desarrollada por un grupo de investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).
  • Pulseras y smartwatch para medir la saturación de oxígeno en sangre: cuentan con el sensor SpO2 que permite medir el oxígeno en sangre o en el caso del COVID-19 detectar problemas respiratorios como la neumonía. En el caso de que estos indicadores bajasen de sus niveles normales, el usuario puede recibir una alerta y avisarle para que acuda al centro sanitario más cercano.

Durante estos meses, la investigación y los avances tecnológicos han sido claves para la lucha contra la pandemia y han puesto de manifiesto la utilidad y el valor de los datos. Pero sobre todo, de la importancia de utilizar estos para convertirlos en información y conocimiento de forma rápida, casi a tiempo real, para tomar decisiones, en muchos casos, vitales.

2020-12-30T18:07:49+02:0030 diciembre, 2020|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba