DevOps y la teoría de las limitaciones

En 1984, el doctor en física y empresario dedicado al software Eliyahu M. Goldratt publicó su libro «La meta». En él, y en la forma de una historia de ficción, desarrolló su teoría de las limitaciones al respecto de cómo superar las dificultades que se presentaban continuamente en su compañía. Gracias al método detallado en su novela, su empresa llegó a convertirse en una de las que experimentó mayor crecimiento en 1982.

Pero, ¿en qué consiste exactamente esta teoría y qué utilidad tiene para el desarrollo de software en la actualidad? A continuación te lo explicamos.

La teoría de las limitaciones

El planteamiento de Goldratt parte de que existen puntos críticos en cada proceso de producción, ya se trate de bienes o, en este caso, de software, que ralentizan el trabajo e impiden que se cumpla en el plazo óptimo. Esto es, que existen eslabones débiles. A partir de aquí desarrolla un sistema de cinco puntos para reducir todos esos contratiempos.

1. Identificación del cuello de botella

En un primer lugar habrá de localizarse el punto de nuestro proceso de producción donde el rendimiento más se resiente. ¿Cómo? En un entorno de trabajo DevOps puede ser interesante utilizar un Value Stream Mapping, por ejemplo. Con el problema a tratar localizado, es momento de continuar.

2. Explotar el cuello de botella

Se trata de encontrar un modo de incrementar la productividad del punto conflictivo sin incrementar los recursos dedicados al mismo. Es decir, evaluar por qué el rendimiento de ese proceso no es el esperado. Puede tratarse, por ejemplo, de la falta de coordinación entre departamentos.

3. Subordinar todo a las decisiones del paso anterior

Es ahora cuando se ejecutan acciones: se llevarán a cabo los pasos necesarios para mejorar el punto crítico del proceso productivo y, si es necesario, se subordinarán el resto de pasos a los nuevos cambios. Se trata de romper el cuello de botella, incluso si eso perjudica el tiempo de entrega en otras fases de la producción.

4. Elevar la limitación del sistema

Ahora que el proceso que provocaba el cuello de botella está optimizado, es el momento óptimo para incrementar la cantidad de recursos humanos o materiales en esa etapa del proceso.

Si al hacerlo no se observan mejoras en el rendimiento, será señal inequívoca de que el cuello de botella se ha desplazado.

5. Vuelta al principio evitando la inercia del sistema

Volvemos al análisis de los puntos clave del proceso. Y es que el sistema de Goldratt es un proceso de mejora continua que busca permanentemente la disminución de los plazos de producción y la eliminación de los sucesivos cuellos de botella.

Su influencia en el desarrollo de software DevOps

La teoría de las limitaciones tiene mucho que ver con el origen de DevOps, hasta el punto de que algunos textos fundacionales del movimiento están fuertemente inspirados en los de Goldratt. De hecho, en buena parte el funcionamiento de los equipos Dev y Ops es ideal para la puesta en práctica de este sistema de gestión de la calidad.

El desarrollo de software en este modelo productivo, por su propia naturaleza, facilita la integración del personal de los diferentes equipos, dando prioridad a los puntos críticos del proceso conforme los análisis los descubran. Esto significa que permite una organización del trabajo maleable, donde las soluciones que sigan a la aplicación de la teoría de las limitaciones de Goldratt pueden cumplirse satisfactoriamente de manera continua. Es por eso que se trata de una herramienta en la que profundizar y que conviene tener muy en cuenta cuando se trabaja en optimización del rendimiento de equipos DevOps.

Guardar

Guardar

2019-08-05T11:57:10+02:0013 marzo, 2019|
Ir a Arriba