Convivir con robots, el nuevo desafío

Los robots están cada vez más integrados en nuestro día a día. Tareas como realizar la compra o aspirar el suelo son acciones donde ya se puede ver a estas máquinas moverse con destreza. ¿Qué implicaciones tiene esto para la vida humana y su devenir en el futuro? Hoy exploramos esta cuestión para resolver algunas dudas.

Transformación tecnológica al servicio humano

El 27 de Junio de 1967 se instaló en Londres el primer cajero automático del mundo que permitía a las personas realizar operaciones a cualquier hora del día sin necesidad de depender de una persona física.

Desde entonces la mecánica, la informática y la robótica se han combinado para ir automatizando cada vez más tareas hasta llegar hasta el momento actual. En pleno 2018 la Unión Europea empieza a estudiar la repercusión de la robótica en el sistema laboral y cómo debería cotizar una máquina que cubra un puesto de trabajo que actualmente todavía realiza un ser humano.

Inteligencia artificial al servicio de las personas

Hollywood ha imaginado a los robots del futuro de mil maneras, desde el legendario Terminator hasta el más reciente Baymax (Hero 6), dos películas que presentan perfiles robóticos muy distintos pero ambos basados en inteligencia artificial.

¿Cómo funciona la inteligencia artificial?

A pocos pilla por sorpresa el hecho de que los ordenadores aprenden. Algoritmos matemáticos complejos permiten que una máquina pueda aprender de lo que le enseñan y también de sus propios errores, pero no con fines malignos como dibujan algunos filmes, sino al servicio del desarrollo de la sociedad.

Uno de las figuras claves de Panda Security (empresa especializada en seguridad informática) afirma que “trabajamos para que las IA puedan conseguir desde que un robot toque la guitarra, hasta que un sistema pueda detectar virus que se expanden por Internet y ser más eficaces a la hora de eliminar el malware” según palabras de Hervé Lambert.

La mitad de trabajos serán ocupados por robots

La transformación digital ha permitido que los coches puedan ser capaces de conducir solos, que los robots puedan realizar operaciones con una precisión inigualable y un sin fin de tareas podrán ser sustituidas por máquinas, siempre bajo supervisión humana.

Según las previsiones, en un período de 30 años la mitad de los empleos que conocemos hoy podrán ser reemplazados por robots. Pero esto no es algo nuevo, tanto la primera como la segunda revolución industrial produjeron una elevada reducción de los puestos de trabajo. Pero también supusieron un incremento de la calidad de vida de toda la sociedad.

La tercera revolución industrial se está fraguando hoy y como todo avance producido en la historia de la humanidad, no se puede detener. Lo más importante a tener en cuenta es que el desarrollo de estas máquinas se hace siempre pensando en auxiliar una labor humana.

Cotizar por un empleado robótico

Como te comentábamos la Unión Europea trabaja ya en el marco jurídico que regulará el uso y código de conducta bajo el que debe ser diseñado un robot. El objetivo es que su uso no suponga una amenaza para nadie. El borrador de este reglamento ha sido ya aprobado y en febrero se votará la versión definitiva.

No deberíamos temer a los robots, sino a las personas que toman decisiones en la transformación tecnológica. Ser socialmente responsables sobre en qué y cómo utilizamos la tecnología” estas son las palabras de Oussama Khatib, director del Laboratorio de Robótica de la Universidad de Stanford.

La nueva revolución industrial se acerca de la mano de robots e inteligencias artificiales, una realidad palpable y un escenario futuro cercano para el que debemos estar preparados. Ajustar los sistemas de empleo y seguridad social de los países comunitarios es necesario para una transición ordenada y positiva para la humanidad, afirma la europarlamentaria Mady Delvaux.

2019-08-05T13:26:08+02:0019 septiembre, 2018|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba