Que la fuerza te acompañe en el Internet de las Cosas

Como buen fan de la saga, antes de acudir al estreno de StarWars: el despertar de la fuerza, me he dado un baño de las películas anteriores y ahora veo IoT por todas partes, desde el envío de sondas por parte de DarthVader al inicio de El Imperio Contraataca para localizar a las fuerzas rebeldes, o, como en la primera de la saga (o el episodio IV), cuando C3PO era adquirido por el tío de Luke Skywalker porque sabía comunicarse con los sensores de riego que ayudaban a sus cosechas… Y seguro que hay más ejemplos.

Las similitudes con los sensores del Imperio o con la comunicación entre humanos (o humanoides) con las “cosas” me sirven para introducir el fenómeno de la IoT, rabiosamente ligado al concepto de Big Data.

Si nos vamos a Wikipedia, la historia se remonta a 1999 y al protocolo RFID, definiéndolo como un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet.

David Gutiérrez
David GutiérrezDirector de Venta de Soluciones en Viewnext

La definición que hace la consultora Mckinsey en su informe de noviembre 2015 «Preparing IT systems and organizations for the Internet of Things» es algo más fina que la de Wikipedia, pues establece que el paradigma de la IoT se refiere a la interconexión de los objetos físicos mediante el uso de sensores embebidos, actuadores y otros dispositivos que pueden recoger o transmitir información.

¿Y esto qué significa? Que con algo tan cotidiano como un acceso a Internet podemos conectar (casi) cualquier cosa (desde un smartphone a una farola o una máquina de vending ) para tener datos que, manejados con criterio, nos sirven para mejorar un proceso: por ejemplo, tener la mejor ruta sin atascos en tu smartphone – mejor calidad de vida- ; hacer que la farola tenga una intensidad lumínica mayor o menor en función de la cantidad de ciudadanos que paseen por las calles en ese momento – eficiencia energética o que la máquina de vending avise de un fallo programado en función de la duración de sus piezas – mayor disponibilidad y mayor tiempo de venta.

La Internet de las Cosas se refiere que con algo tan cotidiano como un acceso a Internet podemos conectar casi cualquier cosa.

Si ponemos números a esas “cosas” e intentamos monetizar la oportunidad de negocio, de nuevo recurrimos a consultoras de prestigio para objetivar la información. Gartner prevé que en 2016 tendremos en el mundo más de 6.400 millones de dispositivos conectados y seguirá creciendo de forma imparable al menos hasta 2020, mientras que IDC vaticina que el gasto mundial se duplicará en cinco años, de 2014 a 2019 y se ha atrevido a contabilizar lo que este mercado generará mundialmente dentro de unos años: 3,1 trillones de dólares en 2019, frente a los 689,6 billones de 2014.

Las empresas pueden -y deben- sacar partido del Internet de las Cosas para sus negocios. En su informe «The  Internet of Things: Mapping the value beyond the hype», de junio de 2015, McKinsey apunta estas líneas de actuacion tanto para clientes como para empresas de integración de soluciones:

  • Soluciones de Interoperabilidad – entre aplicaciones y sistemas digitales y físicos – aquí está entre el 40 y 60 % del valor de la oportunidad de negocio
  • Aún no se están utilizando los datos para optimizar y predecir, sino que se utilizan «solo» para detectar anomalías y controlar, valioso, pero no tanto como las dos actividades mencionadas.
  • Las aplicaciones de la IoT a un entorno B2B son las que van a proporcionar en torno al 70% del valor de la oportunidad de negocio, más que los wearables o los coches que conducen solos, muy vistosas pero con menos bolsa.

Es decir, uniendo datos de diferentes fuentes de información y sistemas no será suficiente. Hay que ir a un mundo donde IoT se usa para predecir y optimizar, ya que nuestros clientes se enfrentan a grandes retos analíticos y necesitarán desarrollar, o comprar y personalizar a la vez que desplegar, software analítico que extraiga información valiosa para su negocio de todo ese torrente de la IoT.

2020-07-17T10:45:24+02:0012 mayo, 2016|
Ir a Arriba