La importancia de la navegación segura

Hoy en día se vive una época de intercomunicación en la que se accede a multitud de información con un solo toque de ratón. Por ello adquiere más importancia que nunca la navegación segura.

Actualmente, los peligros más habituales se encuentran, obviamente, en los programas más utilizados (navegadores web, clientes de correo electrónico, procesador de texto, etc.). Lo normal (si el programa es de una compañía que se preocupe por mantener su software protegido) es que el desarrollador, cuando encuentra una vulnerabilidad, cree un parche que corrija el problema de forma inmediata. Por eso, es fundamental que el usuario final del producto mantenga siempre actualizadas todas las aplicaciones que tenga instaladas.

Existen multitud de consejos que se pueden adoptar para reducir el riesgo de ser infectados o atacados mientras se realizan actividades a través de internet.

Qué hay que tener en cuenta

Lo primero de todo es ser conscientes de  que cualquier persona puede ser objeto de un ataque informático, ya que no es un campo únicamente de las grandes multinacionales. Usar el sentido común es de vital importancia: si algo genera desconfianza, es mejor no acceder. En la medida de lo posible, se deben evitar páginas web que no usen el protocolo HTTPS, ya que disminuye sustancialmente la seguridad de sus servidores.

Hay que evitar también el phising o, dicho de otro modo, aquellas páginas que parecen oficiales pero que piden información sensible, como números de tarjetas de crédito o datos personales. Hoy en día, es importante saber que las empresas jamás piden datos bancarios o fiscales en formularios web. Por lo tanto, hay que salir inmediatamente de la página para evitar futuros problemas como la suplantación de identidad.

Otra medida de seguridad a adoptar es no compartir datos a través de las redes sociales, tales como contraseñas, números de cuenta o de tarjetas. Estas aplicaciones son a menudo hackeadas y las conversaciones no son todo lo privadas y seguras que parecen.

Centro de Operaciones de Seguridad

La forma más correcta y adecuada de proceder sobre la seguridad informática en las empresas, es tener  un equipo que revise en todo momento el tráfico de la red, analice los posibles puntos débiles y, en caso de detectar alguna vulnerabilidad o intrusión, actúe a la mayor brevedad posible para evitar problemas tales como robos o corrupción de datos.

Un Centro de Operaciones de Seguridad o SOC (Security Operations Center) es una central de seguridad informática permanentemente pendiente de todas estas tareas. 

Actualmente, los datos son la parte más valiosa de las empresas y su seguridad es de vital importancia, dado que la mayoría de ellos están almacenados en servidores conectados a la red de forma permanente y el riesgo de sufrir algún tipo de ataque va en aumento.

Un SOC debe tener a su disposición los elementos necesarios para poder realizar su trabajo con la mayor efectividad posible. Estos elementos van desde firewalls capaces de limitar el tráfico de datos, tanto de entrada como de salida, a software antivirus que esté las 24 horas del día analizando el contenido del equipo y de la red. Pero también es fundamental contar con personas especializadas en estas tareas, que cuenten con su correspondiente certificado en los estándares de seguridad.

Estos SOC adquieren cada vez más importancia, ya que la complejidad de los ataques aumenta de forma vertiginosa. Son una inversión que a largo plazo es devuelta en forma de tranquilidad, tanto para la empresa como para sus clientes, y no hay nada más importante para un usuario que saber que, esté donde esté, está seguro y no tiene que preocuparse de nada más que de la actividad o tarea que está realizando.

2021-02-09T15:18:47+02:0014 diciembre, 2017|
Ir a Arriba