Lean aplicado al sector logístico

La aplicación del Lean en la logística aporta grandes resultados y diferentes ventajas. Este enfoque busca mejorar los procesos de distribución, pero no de cualquier manera. La idea pasa por eliminar los desperdicios y todas las actividades que no sean productivas o que no aporten valor. Toda una apuesta por la eficiencia que debes conocer.

Lean en el ámbito logístico

El Lean y el ámbito logístico llevan unidos desde sus inicios. Fue la empresa Toyota la que ideó esta filosofía con una serie de objetivos en mente. Buscaban mejorar la calidad de su servicio de logística, aumentar la productividad, garantizar la satisfacción del cliente y mejorar la calidad de vida de los profesionales del sector. La base del Lean es eliminar todo lo que suponga un despilfarro.

En muchos casos, quizá tú lo hagas, se dejan pasar por alto numerosos problemas, los cuales generalmente no se atienden por todo tipo de excusas. Podría decirse que se trata de una especie de procrastinación empresarial. Sin embargo, estos problemas no resueltos son un verdadero agujero negro que va consumiendo recursos de la empresa y tiempo de trabajo, ya que suelen tener un carácter cíclico. Así, el resultado final es un servicio que acaba ofreciendo unos pobres resultados y que causa insatisfacción en los clientes.

Aquí es donde aparece el método Lean. Aplicado a la logística, el objetivo fundamental pasa por la gestión eficiente de los procesos logísticos. Tras un análisis exhaustivo y sistemático de la cadena de suministro, todo aquello que sea superfluo, que no aporte valor y que consuma más tiempo del necesario debe ser eliminado. Así, ganas en agilidad y rapidez en cada proceso, ya que todo lo sobrante ha desaparecido.

De hecho, no es casualidad que el término que da nombre a esta filosofía, la palabra inglesa lean, signifique entre otras cosas «magro». Es decir, que es un producto que no cuenta con grasa alguna, o lo que es lo mismo, que ha sido desprovisto de todo lo sobrante.

Cadena de suministro Lean

La cadena de suministro Lean se cimienta sobre una serie de principios. Como ya sabes, el objetivo fundamental es descubrir y eliminar todo aquello que sea superfluo en la cadena o que no aporte valor. En primera instancia, la cadena de suministro que ofrece esta filosofía debe actuar en armonía y produciendo el mínimo número de residuos posibles. Esto solo se consigue conociendo a fondo cada departamento.

Algunos residuos que destaca el método Lean son los siguientes: pasos y procesos confusos o redundantes, transporte innecesario o ineficiente de productos, instalaciones que no aportan nada, materias primas y bienes que permanecen inactivos o actividades que no son productivas.

Otro aspecto fundamental de esta cadena de suministro es la eliminación de la abstracción. Este nombre quizá no te diga nada, pero el objetivo que persigue es muy sencillo: hacer visible a cada trabajador la necesidad de consumo del cliente. Con esto se busca comprender que la cadena de suministro tiene un final y cualquier retraso afectará al consumidor final. Al ser algo abstracto, la mayor parte de las personas no le da tanta importancia, de ahí la necesidad de otorgar visibilidad al consumo del cliente.

Resultados obtenidos

Una vez aplicada la metodología de Lean Logistics los resultados te van a sorprender. Al eliminar cada elemento superfluo habrás pulido cada aspecto de la cadena de suministro. Así, en el caso de la necesidad de stock en circulación, esta llega a reducirse en un 45 %. Algo así es debido a una mejora en el mantenimiento y distribución de estos materiales, lo cuales podían caer en el olvido ocupando un espacio necesario para otras tareas.

El área de picking o preparación de pedidos mejora en diferentes aspectos. En primera instancia logras un aumento del 20 % en la capacidad de producción, lo que supone una mejora sustancial en la capacidad para realizar envíos. Además, el 90 % de los errores, sea en la preparación del embalaje o confusiones con paquetes, se ven reducidos. En definitiva, estarás consiguiendo un 50 % más de productividad en esta área, lo cual se notará en más ventas y menores gastos.

En conclusión: los beneficios de Lean para ti

Gracias a esta metodología conseguirás unas áreas de trabajo limpias y ordenadas. Los problemas pueden parecer menores, pero un espacio de trabajo que no está en condiciones para empezar a trabajar resta productividad. Los efectos psicológicos del desorden hacen a muchas personas posponer el inicio de las tareas, ya que son conscientes que antes deben limpiar para empezar a trabajar. La procrastinación es, sin duda, un problema que no muchos tienen en cuenta.

La aplicación del Lean deja unos buenos resultados en el ámbito de la logística. Esta metodología promueve recortar lo superfluo e innecesario; mientras apuestas por todo aquello que aporte valor y productividad. Además, es normal que los cambios afecten a comportamientos o problemas que pasan desapercibidos por no darles importancia.

El auge de esta metodología en todos los sectores, más aún en aquellos donde existen una cantidad ingente de procesos, como por ejemplo en la banca, esta propiciando que junto al uso de Lean de forma paralela e integrada se utilicen procesos de automatización a través de robots (RPA). Esta conjunción de metodología y tecnología combinadas estan optimizando multitud de procesos que a corto plazo pueden generar una mayor rentabilidad de su negocio.

2019-08-07T10:57:35+02:007 agosto, 2019|
Ir a Arriba