Principales amenazas en seguridad informática 2018

Después de un 2017 marcado por el ransomware son muchos los sectores que se preguntan cómo se presenta 2018 en cuanto a seguridad informática. La ciberseguridad es un tema que debe preocupar desde a las empresas más grandes a las más pequeñas, pero también a los usuarios de internet e incluso a la ciudadanía en general. Vivimos en un mundo interconectado en el que rara es la acción que no pasa por la red, un ordenador o una máquina. El crecimiento en la red ha sido tan grande y las gestiones a través de ella se han multiplicado tanto (bancos, compras, apps de seguros) que es necesario asegurarse de que se opera con la mayor seguridad. Es la base para la confianza del consumidor en el medio electrónico.

El mundo de la seguridad informática es muy volátil y por ello es difícil predecir cuáles serán los objetivos de los cibercriminales durante este año. Sin embargo, por las tendencias del pasado año y las novedades digitales se pueden sospechar cuáles serán las principales amenazas y vulnerabilidades en empresas y hogares.

Tendencias en ciberseguridad en 2018

El ransomware no fue una moda pasajera. Se hizo muy famoso durante el año 2017 aunque no era ninguna novedad. Los ransomwares WannaCry y NotPetya tuvieron una gran cobertura mediática al ser una de las primeras veces que tantas empresas importantes reconocían haber sido afectadas por estos programas. Sin embargo, a mediados de esta década su uso ya se había consolidado.

Ataques ransomware

En 2018 el ransomware se queda, y sin embargo, una de las novedades para este año son precisamente todo lo contrario, los ataques malwareless, ataques que no hacen uso de malware. Los ciberdelincuentes utilizan cada vez con más frecuencia herramientas esenciales de los equipos IT para cumplir sus objetivos (comprometer un equipo, robar datos). Por ello, este año se prevé que sea el de soluciones tan avanzadas como el cyber threat hunting, que con ayuda del big data puede detectar comportamientos extraños y desbaratar estas amenazas.

Por otro lado, y con el auge del IOT (Internet of Things), se hace necesario un incremento en la seguridad. Cada día son más los aparatos conectados a la red, lo que por un lado añade mejoras a dichos aparatos e incrementa su utilidad, pero como contrapartida, se multiplican las fuentes de vulnerabilidades si no se protegen bien. Las criptomonedas también están experimentando un auge especial, y por ello se han convertido también en objetivo de la ciberdelincuencia, como ya comentamos en un post anterior sobre cryptojacking.

Las noticias falsas que tanto han dado de qué hablar durante 2017 serán tendencia en ciberseguridad en este 2018. No solo las campañas políticas salen perjudicadas o impulsadas por este tipo de posverdad. El consumo de información falsa será una de las estrategias de las que se sirvan los ataques a las redes. Siguiendo información errónea, empresas y particulares podrían llevar a cabo acciones que pusieran en riesgo la seguridad de sus datos.

Por último, se empieza a ver una tendencia muy positiva este año. Las empresas cada vez destinan mayor presupuesto a dar formación a sus empleados en temas de ciberseguridad. Con la formación adecuada pueden evitarse muchas situaciones habituales de phishing e ingeniería social.

En resumen, a la pregunta de cuáles son las principales amenzas de 2018 en cuanto a seguridad informática la respuesta es clara: las viejas prácticas de ransomware continuarán dando quebraderos de cabeza a empresas y particulares que no cuiden su seguridad. Además aparecerán nuevas amenazas y vulnerabilidades en empresas motivadas por el alza de las criptomonedas y el internet de las cosas (IOT), objetivos cada vez más frecuentes entre los ciberdelincuentes. A esto se suman novedosos ataques malwareless y la proliferación de las fake news. Lo más importante para evitar estas brechas es contar con buenas políticas de seguridad informática, de privacidad de datos y buenos conocimientos sobre las amenazas que se ciernen en la red.

2019-08-05T13:55:38+02:004 abril, 2018|
Ir a Arriba