Smart Grids: la electricidad del futuro

En los últimos años, en el sector energético, ha surgido un nuevo concepto, Smart Grids, que se refiere básicamente a redes inteligentes impulsadas principalmente por Inteligencia Artificial.

Si prestamos atención al número de compañías energéticas que ya utilizan inteligencia artificial descubrimos que el 29% ya las incluye y reconoce que funciona a la perfección, según datos del estudio realizado por Infosys. Sin embargo, un 20% reconoce que aún no está consiguiendo los beneficios esperados y un 4% afirma que no tiene planes de integrarla en su compañía.

Pero, ahora bien, analicemos en detalle qué es Smart Grids, sus beneficios y funcionamiento.

¿Qué son las Smart Grids?

Se refiere a redes eléctricas inteligentes capaces de transportar electricidad y datos. Nos permite integrar de forma eficiente el comportamiento y acciones de todos los usuarios conectados a ella, asegurando un sistema energético sostenible y eficiente.

Para simplificar esta definición podríamos decir que se trata de redes que incluyen tecnología digital para que la comunicación entre el usuario y la empresa sea lo más fluida posible.

Aquí entra en juego la tecnología de la información, de la comunicación, Internet, sistemas de control y aplicaciones informáticas y domóticas que permitirán todo este proceso.

¿Cómo funciona?

Es un sistema más complejo que el de las redes tradicionales. En primer lugar, se dota de inteligencia artificial a las redes ya mencionadas y se añade un contador telemático para monitorizar y conocer el comportamiento eléctrico de cada dispositivo conectado.

Con todos estos datos podemos mejorar el ahorro energético y la eficiencia de la red.

Finalmente, las Smart Grids también incluyen un sistema informático automatizado que responde a las fluctuaciones de las producciones de energía.

En todo momento se puede saber el consumo y podemos monitorizar el comportamiento eléctrico. Eso ayuda a hacer un consumo más responsable de la energía. También nos permite saber las zonas geográficas que consumen más energía o dónde hay más interrupciones del servicio. Con todos estos datos podremos conocer qué mantenimiento necesitan los activos de red para un óptimo servicio.

¿Qué tecnología está detrás de las Smart Grid?

Básicamente son tres las tecnologías en las que se apoya y que veremos a continuación con más detalles:

AMI: Advanced Metering Infrastructure

En primer lugar, nos centramos en la modificación de los hábitos de consumo del usuario para convertirlos así, en más sostenibles y ecoeficientes. Conseguimos, por tanto, distribuir el consumo energético de una forma más uniforme sin crear picos en la demanda y creando hábitos más eficientes y una estabilidad de la red.

DER: Distributed Energy Resources

Como su nombre indica, estamos ante recursos energéticos distribuidos que a su vez aportan distintas ventajas:

  1. Reducción de las pérdidas técnicas.
  2. Reducción de la criticidad de los grandes generadores individuales a través del aumento del número de instalaciones y las distintas tecnologías.
  3. Administración de la producción de energía procedente de fuentes no gestionables.
  4. Optimización de la inversión en redes eléctricas.

ADA: Advanced Distribution Automation

Llegamos a la última de las tecnologías implicadas en las Smart Grid, la que se refiere a la automatización. Un proceso realmente necesario debido a la creciente complejidad de las redes eléctricas.

Pero cuando hablamos de automatización nos referimos tanto al control de la red como a su mantenimiento y capacidad de predicción. Todo esto es posible gracias a la implementación de las tecnologías de la información que nos permiten hacerlo con seguridad y eficiencia.

Beneficios

Como acabamos de mencionar, su mayor beneficio es el control energético, pero, ¿qué otros beneficios puede proporcionarnos?

  • Optimización del propio consumo eléctrico.
  • Mayor seguridad.
  • Reducción de los picos de demanda.
  • Reducción del coste en las operaciones.
  • Posibilidad de integrar sistemas de energías renovables.
  • Posibilidad de almacenar electricidad.
  • Contribución al mantenimiento de la sostenibilidad ambiental.
  • Mayor nivel de fiabilidad y calidad en el suministro.
  • Más rapidez en el restablecimiento del sistema tras una interrupción de la energía.

¿Qué retos tienen las Smart Grids?

Las Smart Grids claramente convertirán la red eléctrica en un entramado mucho más fiable que dará lugar a ciudades mucho más inteligentes y sostenibles, pero en el futuro, también tendrá que hacer frente a varios retos como:

  • Trabajar con cada vez más energías renovables como las que provienen de energías limpias: sol, viento…
  • Electrificar otros usos como la climatización o el transporte para así reducir las emisiones de CO2.
  • Tener la capacidad para responder a usuarios cada vez más conectados que mediante fórmulas de autoconsumo quieren adaptar el uso de la energía a sus hábitos de vida.

Estos retos serán los que construyan las futuras ciudades inteligentes permitiendo además el ahorro energético y la calidad del aire.

¡Suscribirme a Blog!
¡Quiero más información!

Otros artículos relacionados

2022-02-23T13:33:51+02:0023 febrero, 2022|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba