Tendencias tecnológicas en 2021

Si hacemos un rápido repaso a 2020 está claro que ha sido un año marcado por la rápida y necesaria adaptación tecnológica, tanto en el hogar como en las empresas. La pandemia del Covid-19 ha obligado a sumarnos a una carrera por adaptar cualquier entorno a las mejoras tecnológicas tanto en el ámbito personal como profesional donde han tenido un especial protagonismo las videollamadas, el trabajo remoto y la adaptación a herramientas colaborativas. Esta tendencia continuará en el 2021, donde las tecnologías más destacadas serán aquellas que ayuden a las empresas a seguir mejorando la flexibilidad laboral y la adaptabilidad a las circunstancias actuales que vivimos. Pero, ¿qué grandes cambios tecnológicos hemos adquirido para la era post COVID?

  1. Creación de nuevas infraestructuras digitales con el objetivo de monitorizar y controlar la propagación del virus.
  2. Avances en el trabajo de mantener la privacidad de la identidad digital.
  3. Popularidad de la impresión 3D
  4. Trabajo en remoto.
  5. Uso masivo de la telemedicina.
  6. Abandono del dinero físico a favor de los pagos digitales.
  7. Aumento de las compras en tiendas online en detrimento de las tiendas físicas.

Ahora bien, a continuación, te contamos las 9 principales tendencias que van a marcar el próximo año en materia de tecnología, según la firma de análisis especializada en TIC Gartner, desde elementos autónomos a inteligencia artificial.

Estas nueve tendencias están agrupadas por la firma de consultoría bajo tres grandes temas: Personas como centro de todo (People centricity), indenpendencia de ubicación y resiliencia en la entrega (Resilient delivery).

Internet de los Comportamientos (IoB)

Según la consultora, el Internet del Comportamiento aparece por el hecho de que son muchas tecnologías las que capturan y utilizan datos de usuarios en su vida cotidiana. Algo que después las empresas pueden utilizar para influir en el comportamiento de sus usuarios o clientes.

Estamos hablando de tecnologías como el reconocimiento facial, la geolocalización, IOT o Big Data.

Por ejemplo, si esto lo trasladamos al sector de los vehículos comerciales, telemáticamente podríamos monitorizar algunos indicadores y patrones de los comportamientos de conducción y detectar frenadas o giros agresivos. Así, las empresas podrán mejorar el rendimiento de los conductores, la seguridad o incluso las rutas, dependiendo de la seguridad de estas.

Experiencia total

En este caso estamos combinando multiexperiencia, es decir, la experiencia del cliente, la del usuario y por supuesto, también la del empleado para transformar y mejorar el resultado a nivel empresarial. El objetivo final es mejorar la experiencia de todos los implicados y se va a traducir en una interfaz sin contacto físico y relaciones más virtuales. Es una de las tecnologías más presentes en el proceso post-pandemia, por la necesidad actual de evitar contactos y mantener la distancia social.

Computación que mejora la privacidad

Gartner considera que va a causar tendencia la tecnología capaz de proteger los datos mientras mantiene la privacidad del usuario. Para conseguir esto vamos a necesitar tres tecnologías con objetivos diferenciados:

  • La primera creará un entorno de confianza donde analizar datos sensibles.
  • La segunda procesará y analizará la información descentralizada.
  • La tercera codificará los datos antes de procesarlos.

Solo así se podrá seguir investigando manteniendo la confidencialidad, conseguir el cumplimiento normativo respecto a la privacidad de datos personales y además se podrán detectar ciberamenazas.

Malla de ciberseguridad

Este enfoque tecnológico hace referencia a una arquitectura de ciberseguridad definida alrededor de la ID de una persona o cosa, siendo este sistema flexible, escalable y confiable. Estas características se basarían en una tecnología modular que permita la gobernación y gestión de políticas así como la distribución de su aplicación dentro de la organización.

Nube distribuida

Estamos ante el futuro de la nube. Esta modalidad acerca físicamente el servicio cloud a las empresas disminuyendo el coste por tráfico de datos, la latencia de respuesta y sobre todo el cumplimiento con normativas con el RGPD que indican que los datos deben permanecer dentro de un área geográfica específica. Así esta modalidad de servicio cloud sumará estos beneficios a los que ya está ofreciendo la nube pública, sin necesidad de administrar su propia nube privada, algo complejo y costoso.

Hiperautomatización

Gartner considera que la pandemia ha acelerado este concepto de que todo aquello en una organización que pueda automatizarse debe ser automatizado. Los procesos de negocio digital deben basarse en la velocidad, eficiencia y democratización, para adaptarse al entorno tan cambiante en el que nos encontramos.

Aquí entrarían en juego algunas tecnologías como las herramientas de aprendizaje automático (machine learning), el software empaquetado, la automatización de procesos, incluso el blockchain.

Operaciones ‘anywhere’

El trabajo en remoto se ha convertido en la adaptación tecnológica básica de este 2020, aunque las operaciones desde cualquier ubicación, sin embargo, llevan un paso más allá al teletrabajo y la atención al cliente en remoto. Estamos hablando de servicios como infraestructuras en la nube o el Edge Computing. En esencia esta tendencia permitirá a clientes y trabajadores poder operar desde cualquier lugar, de forma segura.

Negocio componible inteligente 

Esta tendencia hace referencia al paso del negocio estático a la empresa capaz de rediseñar el proceso de toma de decisiones, permitiendo a las personas un acceso a mejor información y con una respuesta más ágil. Para que esto sea una realidad la estrategia de información de las empresas deben basarse en dos conceptos, autonomía y democratización.

Ingeniería de Inteligencia Artificial

Una estrategia solida de ingeniería de Inteligencia Artificial, aplicada a la empresa, mejorará el rendimiento, la escalabilidad, la interpretación y la fiabilidad de los modelos de esta tecnología además de otorgar mayor valor a las inversiones en la misma. Se trata de un auténtico desafío, ya que solo el 53% de los proyectos de Inteligencia Artificial pasan de la fase de prototipo, debido a que estos proyectos generalmente se enfrentan a problemas relacionados con el mantenimiento, escalabilidad y gobernanza.

Por otro lado, debido a la falta de confianza en algunos aspectos de esta tecnología está surgiendo como tendencia una IA responsable, con el objetivo de abordar y dar repuesta a los usuarios sobre problemas relacionados con la ética, transparencia, equidad o cumplimiento.

Ahora que ya conocemos las nueve tendencias tecnológicas principales que marcarán el inicio de 2021, no hay que olvidar el contexto actual en el que iniciaremos el año y al que tendrán que seguir adaptándose las empresas: automatización, digitalización de procesos y trabajo en remoto. Solo así se podrá seguir avanzando a nivel empresarial y dando respuesta a las demandas del entorno mientras seguimos haciendo frente a la crisis sanitaria del Covid-19.

2020-12-16T19:37:27+02:0016 diciembre, 2020|
Ir a Arriba