Las aplicaciones del IoT en el retail

Con el desarrollo del ecommerce y la proliferación de las tiendas virtuales, mucha gente dio por muerto al sector retail. Nada más lejos de la realidad. De hecho las previsiones apuntan a un desarrollo del retail promovido por el Internet de las cosas conocido ya como IoT retail.

Por qué se tiende hacia ese crecimiento del retail

Por dos enfoques fundamentales:

De la tienda online a la tienda física

Muchas de las tiendas que han nacido online ven la necesidad de abrir tiendas de retail enfocadas a la experiencia que permite el Internet of Things.

Son tiendas físicas, realmente, pero en las que el cliente no acude a realizar una compra directa sino a vivir la experiencia del producto para luego realizar la compra online.

En definitiva, después de adquirir toda la información y realizar todas las comparativas posibles y una vez determinada la mejor opción de compra, todo esto a través de Internet, el cliente desea probar el producto con el fin de verificar lo acertado de su decisión antes de dar el paso final.

En este tipo de tiendas el cliente goza de una plena demostración del producto, el cual puede tocar y probar. Solo hay que imaginar la venta de videojuegos y estaremos en una tienda llena de consolas con sus asientos de gamer dispuestos a que el usuario experimente las sensaciones del juego con todo tipo de accesorios y complementos, desde realidad aumentada a cockpits de Fórmula 1.

Pero sin acudir a algo tan relacionado con el mundo virtual, el cliente quiere probar el sonido de la configuración exacta del equipo de alta fidelidad elegido o cómo le queda un determinado tipo de maquillaje, saber cómo frenaría su coche con un determinado conjunto de neumáticos o probar unas zapatillas de running en un simulador que emule un circuito personalizado.

De la tienda física a la tienda online

La reducción de personal y costes que supone la optimización de un retail centre mediante IoT permite abrir muchos más puntos de venta, acercando el servicio cada vez más a los clientes y creando nuevos puestos de trabajo.

La conectividad del Internet de las cosas y la información que se recoge permite un trato personalizado al cliente que, nada más entrar, puede escuchar por su auricular ofertas personalizadas según su historial de compras. Así, por ejemplo, en el supermercado le informarán puntualmente que la leche que compra habitualmente hoy tiene una oferta especial o que ya han recibido las fresas de temporada que tanto le gustaron el año anterior.

No tendrá que ir con un incómodo carrito ni cargando con nada, ya que los propios displays táctiles y tótems le permitirán ir haciendo su pedido directo, que quedará recogido en su totalidad en su smartphone o en cualquier wearable.

Todos los procesos de actualización de inventario se producirán en tiempo real desde las estanterías inteligentes, solicitando la reposición al llegar a unos mínimos.

Del mismo modo, el cliente encontrará en oferta aquellos productos que estén próximos a caducar y a la hora de pagar solo tendrá que aproximar su móvil a un dispositivo contactless o utilizar su firma digital.

La experiencia del cliente mejora en todos los aspectos cuando acudimos a una comercialización omnicanal, convirtiéndose en un interesante paseo que se acerca más a lo lúdico que a lo fatigoso y favoreciendo una grata experiencia de compra que refuerza el engagement de la marca.

Todo lo que pueda imaginarse tiene solución en el Iot retail, desde un personal shopper virtual de confianza del cliente en una tienda de moda a un entrenador personal en un gimnasio o un piloto de pruebas famoso para un deportivo.

2019-08-05T13:32:22+02:007 septiembre, 2018|
Ir a Arriba