Agile management y la gestión del talento digital

¿En qué consiste el Agile Management? La evolución de los recursos humanos, acelerada durante la digitalización empresarial, ha empujado a que los responsables de personas busquen constantemente nuevas técnicas de trabajo.

La gestión fugaz del talento digital

Nadie pone en duda las ventajas de la digitalización de la economía, que también tiene desventajas. Aprender a utilizar un software, un lenguaje de programación o cierta técnica comercial puede ser crítico hoy e inútil mañana. Por eso los encargados de recursos humanos deben anticiparse a las necesidades de la empresa y el mercado.

Cuál es la propuesta del Agile Management

La propuesta básica de esta forma de gestión de recursos humanos es la de deber prestarse más atención a los equipso y a los procesos. Y es que los sistemas de gestión del talento suelen orbitar en torno al trabajador, al que trata de mejorarse individualmente. Sin embargo, a todos los niveles, la empresa funciona realmente como un colectivo.

Prioridad del colectivo

Al priorizarse el grupo se pueden establecer objetivos y estrategias colectivas. Gracias a ello se pueden alinear los fines de cada departamento hacia las metas corporativas.

Esto no implica olvidarse del individuo, cuyo engaste en la organización debe estar bien definido. Sin embargo, el enfoque individualista se limita a la detección de sinergias y la ubicación de cada persona en su espacio dentro del grupo. Por otro lado, las acciones de mejora continua y formación se dirigirán a potenciar tales sinergias.

Redarquía

La redarquía es un concepto utilizado como contraposición a la jerarquía. Pretende señalar la posibilidad de los grupos de trabajo de organizarse en torno a funciones, abandonando estructuras jerárquicas y rígidas. Así, se optimizan los resultados del equipo mediante la mejora de las capacidades de cada uno de sus componentes.

Optimización de recursos

Otra de las ventajas asociadas a estas estrategias colectivas tiene que ver con la optimización de las inversiones en formación, coaching y dinámicas de team building. Al priorizarse el equipo, toda la plantilla se beneficia de estas acciones, mejorando aspectos como el liderazgo o el compañerismo,  y expandiéndose la cultura corporativa.

División del trabajo

Por último, las técnicas de gestión ágil pueden utilizarse en proyectos que requieren rapidez y flexibilidad. Se trataría de dividir el proceso en pequeñas tareas, que el equipo irá resolviendo y el cliente supervisando. Así, si hay que introducir cambios podrá hacerse sobre la marcha.

Los nuevos retos para los recursos humanos.

La revolución digital requiere de nuevas formas de gestión de los recursos humanos al introducir o acentuar ciertos problemas.

  • Los tiempos muertos son cada vez más indeseables. Al poder reducirse fácilmente a través de herramientas digitales como videoconferencias o sistemas de conexión remota, resultan más tediosos para el trabajador y más perjudiciales para la organización, si no se resuelven.
  • Los expertos con fecha de caducidad. El trabajador que hoy es un especialista en tecnología punta puede quedar rápidamente desfasado si no se actualiza.
  • La creciente competitividad e interconexión incrementan la fuga de talento digital. A las organizaciones les cuesta cada vez menos encontrar y tentar a los empleados de sus competidores.

¿Cómo reaccionan los gestores de personal?

Precisamente por eso los departamentos de RR. HH. valoran cada vez más los perfiles con este tipo de características:

  • Disposición al aprendizaje.
  • Creatividad.
  • Cercanía a la tecnología.
  • Corrección política.
  • Gusto por los retos.
  • Habilidades sociales.
  • Curiosidad.

En definitiva, la gestión ágil de los recursos humanos hace que los gestores se despeguen del currículum y valoren más las capacidades de adaptación del empleado, y por tanto, en detectar trabajadores “cuatro por cuatro”, que puedan aportar sus habilidades a la plantilla y mejorar el equipo de trabajo.

2019-08-05T13:17:57+02:0017 octubre, 2018|
Ir a Arriba