La IA que revoluciona la medicina

El mundo de la medicina está sufriendo una revolución en cuanto a tecnología gracias a la intervención de la entidad artificial Watson de IBM. Esta plataforma de inteligencia artificial, que ya había demostrado sus capacidades venciendo a concursantes humanos en un programa de preguntas de conocimiento, lleva un tiempo dedicada a la salud desde su plataforma Watson Health.

Su colaboración con el Instituto Neurológico Barrow ha dado como resultado la identificación de nuevos genes que se encuentran relacionados con la Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA.

Qué es lo que ha encontrado esta inteligencia artificial

Lo que el ordenador Watson ha hecho es clasificar los 1.500 genes que componen el genoma humano para proponer una serie de predicción acerca de cuáles pueden tener relación con el ELA. Los responsables de seguir las evoluciones de la máquina han declarado que este descubrimiento aporta nuevos conocimientos que harán más sencilla la investigación para el desarrollo de fármacos y terapias más concretas que permitan combatir los estragos de esta enfermedad, para la que no existe cura posible hoy en día.

En cuestión de tan solo unos meses, Watson clasificó todos los genes del genoma humano e hizo las predicciones, las cuales fueron puestas a prueba por el equipo humano del Instituto Barrow. Los investigadores descubrieron que ocho de los diez primeros genes clasificados por el ordenador en sus predicciones guardaban relación con la enfermedad. Incluso se encontraron cinco genes vinculados a la misma que nunca antes se habían asociado.

Los investigadores reconocen que lo que ha llevado solo unos meses con el trabajo de IBM Watson para el descubrimiento de fármacos, sin ello habría podido alargarse durante varios años. Y es que las tradicionales herramientas de investigación en medicina cada vez se quedan más obsoletas, haciendo imprescindible el apoyo en una inteligencia artificial como esta.

Los avances de la inteligencia artificial en la medicina

Fue en 2015 cuando IBM creó la unidad de Watson Health, para la cual cerca de 2.000 profesionales médicos, consultores, sanitarios, investigadores y desarrolladores trabajan con el objetivo de aumentar las capacidades cognitivas del sistema a la hora de mejorar la efectividad en atención sanitaria.

Junto con el Instituto Barrow, Watson ya había participado antes en la investigación de medicina basada en el genoma humano. En ese primer caso, un prototipo de Watson se puso a prueba en el análisis de genes que permitieran el desarrollo de tratamientos personalizados para pacientes que padecieran de glioblastoma, un tipo de cáncer agresivo y de carácter maligno en el cerebro contra el que se lucha obstinadamente en países como Estados Unidos.

Los especialistas médicos carecían de herramientas que permitieran la realización de tratamientos basados en los estudios del ADN de los enfermos, lo que hizo la aportación del ordenador inteligente de IBM muy valiosa. Permitió cotejar los datos de la secuencia del genoma con los de incontables artículos médicos, historiales clínicos e informes.

La búsqueda de patrones de secuenciación en el genoma y los datos médicos es justo lo que permite a los expertos médicos hacer realidad la medicina genómica. Watson no deja de aprender, trabajando en cada vez más rangos y sectores de la economía y de la sociedad. La revolución en cuanto a terapias, medicina y tratamientos que ya supone su especialización en el ámbito sanitario, es solo una pequeña muestra de todo lo que está por llegar.

2019-08-05T13:35:40+02:0022 agosto, 2018|
Ir a Arriba