Los retos de la inteligencia artificial en las empresas

La inteligencia artificial o IA, es posiblemente una de las ramas de las ciencias computacionales con mayor crecimiento de la actualidad. A pesar de sus 70 años de vida, es ahora cuando está despertando mayor interés. La revolución que está provocando en el mercado actual supera todas las expectativas anteriormente marcadas.

Hasta hace unos años, la limitación de la capacidad de computación impedía a la inteligencia artificial obtener unos resultados destacables. Y esa era una situación que provocaba el abandono de esta disciplina por parte de muchos investigadores.

Sin embargo, los últimos avances tecnológicos han reflotado el interés por la IA. Ahora tenemos la capacidad de resolver problemas, que antes parecían de imposible resolución, con los ordenadores. Y eso podemos verlo reflejado en muchos ámbitos empresariales.

Los retos de la inteligencia artificial en las empresas

La AI tiene como objetivo alcanzar y superar las capacidades mentales de las personas. Nos simplifica las tareas y es capaz de autogestionarse. Está presente en smartphones, coches autónomos, robots y múltiples proyectos empresariales con la finalidad de manipular programaciones más completas, detectar fraudes, potenciar la búsqueda de talento o mejorar nuestras estrategias de marketing digital, por poner algunos ejemplos.

Pero ¿sabes a qué retos de la inteligencia artificial puede enfrentarse tu compañía? Te mostramos algunos de ellos.

Marketing y comunicación basados en datos

Las bases de datos con información del público objetivo y de los clientes son un buen terreno para el estudio de una AI. Campañas personalizadas en tiempo real, el marketing digital basado en datos y la gestión de publicidad, potencian el alcance y la efectividad de la comunicación de una empresa.

Existen plataformas que posibilitan optimizar las conversiones mediante diversos canales digitales con algoritmos basados en el aprendizaje automático o machine learning.

Mejorar la atención al cliente gracias a la inteligencia artificial

Los chatbots son una de las aplicaciones de la AI más extendidas dentro del mundo empresarial. Un software capaz de automatizar tareas y con el que podemos hablar. Los hay desde los más básicos hasta los más avanzados y suelen utilizarse para gestionar ventas y reservas y proporcionar una mejor atención al cliente. Implementarlo con éxito nos ayudará a generar beneficios en nuestro negocio de forma pasiva. Uno que más se está beneficiando de esta tecnología es el sector turístico

Los CRM y las nuevas vías de negocio

Las siglas CRM provienen de Customer Relationship Management, lo que en español se traduce como «gestión de las relaciones con el cliente»; una plataforma esencial en muchas organizaciones. Gracias a ella podemos gestionar la comunicación con los clientes: llamadas, chats, correos electrónicos, redes sociales… y todo integrado en una única herramienta. Muchos de ellos ya incorporan IA en sus servicios. Nos ayudan a mejorar la personalización de campañas, el análisis de cada persona y el seguimiento de los posibles clientes o leads.

Nuevos procesos de selección de personal con AI

Con esta simulación de pensamiento podemos realizar ajustes predictivos mucho más precisos y analizar un mayor número de datos del trabajador. Gracias a algoritmos establecidos según la cultura de la empresa, el sistema es capaz de calcular el valor de una persona. Sin duda, una manera de monitorizar y gestionar el talento como nunca se había hecho antes.

El reto de las compañías es realizar la transición a este nuevo modelo de análisis de datos para conseguir predicciones más exactas y fiables. En definitiva, una automatización de la gestión de recursos humanos en base al análisis de grandes cantidades de datos (Big Data), con el objetivo de optimizar la búsqueda de talento humano que nos aporte valor añadido. Una de las herramientas más avanzadas en esta área es IBM Watson Recruitment.

Optimizar la organización interna

Las organizaciones requieren que el conocimiento fluya de unas personas a otras. Maximizar la productividad, potenciar el talento y favorecer la colaboración sin límites y la circulación dinámica de la información. Por tanto, es necesario que la estructura organizativa sea suficientemente dinámica, flexible y eficaz.

En este sentido, la AI puede identificar los puntos débiles de nuestra organización y ayudarnos en la implantación de metodologías ágiles para mejorar el funcionamiento interno.

Los límites éticos

La enorme complejidad de un sistema de valores humanos supone una gran dificultad para la IA. No encuentra caminos amigables para procesar la manera de actuar de las personas. Sin embargo, la ética es lo que sostiene la mayoría de las organizaciones. El entendimiento y la aceptación de nuestra forma de actuar implican el funcionamiento de complejas motivaciones.

Al incorporar la inteligencia artificial a los procesos organizativos, la importancia de dotar a esta tecnología de principios y valores es esencial. Y dentro de las organizaciones, las personas encargadas de desarrollar esta ciencia tienen ante sí el desafío de adaptarla, siendo conscientes de las muchas implicaciones éticas y morales que eso conlleva.

La IA es el futuro del mercado

La inteligencia artificial orientada a la empresa está en auge y es un valor competitivo. Numerosos responsables están apostando por su implementación como la mejor manera de resolver problemas cada vez más complejos relacionados con los negocios. ¿Tienes dudas al respecto? En Viewnext te ayudaremos a dar respuesta a todas tus preguntas.

2019-06-12T15:22:21+02:0012 junio, 2019|
Ir a Arriba