La nube distribuida, edge y fog computing

En la era digital que estamos inmersos actualmente, los datos tienen un valor excepcional llegando a considerarse el oro negro del siglo XXI.

Disponer de algo tan valioso y tenerlo alojado en un único sitio puede acarrear problemas a la hora de comunicar, gestionar, aplicar seguridad u obtener información precisa sin latencia.

Para solucionar estos problemas se tiene el concepto de bases de datos distribuidas, la fusión de los beneficios de estas bases de datos junto a los puntos fuertes de la computación en la nube, se obtiene un nuevo y poderoso concepto, la nube distribuida.

Hector Simarro Moncholi
Hector Simarro MoncholiAnalista Senior .NET
La nube distribuida es en términos generales una nube pública con mayor número de centros de almacenamiento, más cercanos al usuario. En lugar de hablar de un centro de almacenamiento en EEUU, con la nube distribuida podremos contar con centros de datos alojados en Alemania, Rusia, China, India, Australia o Brasil. La ventaja directa de este sistema de nube distribuida hace que la latencia de las transferencias de comunicaciones sea mucho menor. En ocasiones los propietario de los datos quieren que sus datos estén ubicados lo más cerca posible y en paises donde la normativa sobre protección de datos sea la más adecuada a su negocio. De esta manera un sistema de cloud distribuido dará al cliente la opción de ubicar sus datos en el pais de su preferencia, ofreciendo así una mayor seguridad y confianza al cliente.
El caso de uso de esta arquitectura se ha ido asentando en múltiples situaciones, desde el internet de las cosas (IoT), software para resolver procesos empresariales en grandes empresas, migración de aplicaciones existentes… todo ello creando las tendencias actuales.

Beneficios de la nube distribuida

A continuación, se describen los beneficios de una nube distribuida:

Optimización del rendimiento

Se mejora el rendimiento en los servicios alojados en la nube, se mide en parámetros como la latencia o el ancho de banda que ganan puntos en este tipo de arquitectura.

Cumplimiento de agencias reguladoras

La nube distribuida permite establecer estándares de protección y/o regulación de datos en políticas de muchos países. Uno de los principales dilemas que tiene que abordar una empresa en europa cuando quiera alojar datos personales en un sistema cloud, es que estos centros de datos estén ubicados en un país de la unión y que sigan un estricto cumplimiento de la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Frente a este dilema los centros distribuidos son una clara ventaja.

Redundancia de datos ante problemas

Un factor que da mucho valor a esta arquitectura, aportan seguridad a la hora de solicitar los datos y que estén disponibles. La información queda respaldada.

A la vanguardia con nuevas tecnologías

Esta arquitectura ofrece una buena solución a las tecnologías más innovadoras en procesamiento de datos por sus características, siempre en constante proceso de innovación y mejora de su rendimiento, velocidad y capacidad de procesamiento.

Enfoque de procesado local

Este tipo de nube tiene la ventaja de tener unidades de procesado más pequeñas y cercanas al cliente final, consiguiendo así notrables mejoras de rendimiento y menores latencias en el tráfico de datos.

Edge computing y Fog Computing

Una vez entendido el concepto de nube distribuida, a continuación veremos otros conceptos importantes que también se basan en la idea de acercar y mejorar la experiencia final del usuario con la nube distribuida: edge computing y fog computing.

Edge Computing

Todos tenemos (o por lo menos conocemos) dispositivos inteligente a nuestro alcance, que forman parte del internet de las cosas (IOT). Algunos de estos dispositivos pueden ser los denominados wearables como relojes, pulseras, gafas e incluso relojes o joyas que recogen nuestros datos de actividad, dispositivos domóticos, los más conocidos pueden ser quizás los robots aspiradores y smart TVs, dispositivos industriales como puedan ser los robots de fábricas en cadena, o de almacenes logísticos, dispositivos de sensorización como los utilizados en smart cities, que puedan medir, desde la temperatura, humedad, geoposicionamiento o número de visitantes y por último los vehículos conectados, que por su especial naturaleza podrían considerarse un dispositivo entre el domótico y de smart city.

En su mayoría, los dispositivos de Internet de las cosas (IOT) captan la información pero no realizan ningún proceso de analizado de datos, simplemente lo envian a la nube donde se realiza el mismo y se devuelve la información. La consecuencia directa de esto es un constante e incremental flujo de datos entre dispositivos y la nube, que entre otros inconvenientes hace que la latencia de la información y la espera del usuario sea mayor.

Edge computing pretende dar autonomía a estos dispositivos, para que sean capaces de hacer pequeños análisis de datos y así, hacerlos más inteligentes, mejorar esos tiempos de espera y con ello mejorar la experiencia del usuario/operario.

Los nodos de red situados entre la nube y los dispositivos pueden pueden procesar esa información en tiempo real más cerca del origen, incluso más cerca que la nube distribuida, y eso conlleva grandes beneficios. La información no es llevada a la nube dado que se dota de autonomía al dispositivo inteligente, lo que implica una mejora en los procesos como la domótica o las cadenas de producción de grandes fábricas.

Beneficios del Edge Computing.

Estos son en términos generales algunos de los beneficios del Edge Computing.

  • Bajo coste de dispositivos con capacidad de procesar.
  • Seguridad, menor vulnerabilidad en la nube.
  • Menos ancho de banda y menor latencia en la comunicación.

Fog Computing

El fog computing es un concepto que comparte la misma idea de acercamiento de la nube a los dispositivos.

Se pretende que los diferentes proveedores de servicios en la nube transmitan tareas a dispositivos edge computing y se realice un procesamiento en los nodos fog que son puntos mediadores entre el dispositivo y el cloud.

La finalidad de estas tres tecnologías es acercar comunicaciones al dispositivo final, reducir el volumen de datos transmitidos entre el dispositivo y el cloud, reduciendo así el ancho de banda y su latencia.

La tecnología avanza hacía estos conceptos. Más aún con la aparición del 5G hace que surjan propuestas de proyectos muy ambiciosos como:

2021-02-19T17:39:34+02:0019 febrero, 2021|

¡Compártelo en tus redes sociales!

Ir a Arriba