Los robots en nuestro día a día

La influencia de la inteligencia artificial de una u otra manera en la sociedad es un hecho innegable. Actualmente, podemos verla integrada en sistemas de chatbot de páginas web o en los altavoces inteligentes que podemos encontrar en el mercado. A nivel empresarial existen multitud de funciones que una inteligencia artificial puede manejar independientemente del sector en el que se encuentre y pueden variar desde el control y gestión de los servicios de una ciudad, hasta el análisis de datos económicos y la previsión para los próximos años. Uno de los sistemas de inteligencia artificial más conocidos en este entorno es sin duda IBM Watson.

La tecnología que todo lo invade

El alcance y la aplicación de la inteligencia artificial llega hasta los límites más insospechados: desde el campo a la oficina, pasando por supuesto por los hogares e industrias. A raíz de esto se produce una especialización de los sectores, y cómo no, una mejora en la comodidad de los procesos que se realizan, actualmente, en todos los ámbitos.

Aquí precisamente radica el éxito de la tecnología, en la facilidad y accesibilidad que da esta para que los usuarios pueden llegar a usarla. Además de, claro está, de su utilidad por la cantidad de información, estructurada o no, que estos sistemas son capaces de gestionar y de ofrecer a las personas que los usen.

El rol de los robots en la vida cotidiana

La idea que tenemos de un robot es el de un dispositivo mecánico, con aspecto humanoide que sea capaz de realizar tareas, a petición nuestra. Nada más lejos de la realidad, la mayoría de los robots no disponen de un aspecto humanoide, al menos en su forma completa. Desde hace muchos años, estos robots ya se vienen utilizando en el sector industrial, con el conocido ejemplo de las fábricas de coches donde un brazo mecánico puede realizar tareas de soldadura, pintura o colocación de elementos. Estos brazos mecánicos también podemos verlos ya en quirófanos, con los que un cirujano puede operar a miles de kilómetros con una precisión sobrehumana.

En los últimos años y con el auge del comercio electrónico también hemos podido ver la robotización en los almacenes de logística para la preparación de envíos y su distribución, estos ya alejados de toda apariencia humana y más al de una carretilla. Pero si hay un robot que ya ha invadido nuestra vida, es el robot aspirador con nombre de baile cubano (y otros tantos más), que han supuesto una revolución en el ámbito doméstico, al igual que ya lo está siendo los altavoces inteligentes, otro tipo de robot. A diferencia de los anteriores, este robot no es mecánico sino digital, pero también realiza tareas y rutinas a partir de una programación determinada, lo cual como todos sabemos por experiencia con estos dispositivos, mejora nuestra vida cotidiana. A estos robots digitales, se les denomina bots.

Una revolución o un enemigo

Debido al auge de la inteligencia artificial, se han alzado muchas voces negativas referidas a la pérdida de puestos de trabajo a causa de la utilización de robots con IA. Nada más allá de la realidad, la robótica en el momento actual es, sin duda, un liberador de tareas precarias. Esta tecnología se ofrece como un mecanismo facilitador de la vida de las personas, nunca de ser sustituidas, aunque es cierto que el trabajo de un robot puede sustituir al de varios humanos, por su velocidad, precisión o fuerza, siempre hay que tener en cuenta que estos mecanismos siguen una programación de tareas rígida, por ahora, y no pueden hacer frente a aquello para lo que no están programadas. Así, es que la inteligencia artificial y la robótica, pueden proporcionar en estos momentos a las empresas un aumento de su productividad, es decir, crecer en número de pedidos, de capacidad de gestión de trabajo, etc. De manera que con la misma plantilla la empresa pueda producir más, descargar de tareas precarias a los empleados, que a su vez repercutirá tanto en la felicidad de estos como en la mejora de la marca empleadora de la empresa. Así, se podrán conseguir mayores ingresos y disminuir los costes a diferentes niveles.

La importancia de los bots

Como comentábamos anteriormente los bots, son programas informáticos capaces de realizar tareas de forma automatizada en diversos aspectos de la vida. Son capaces de detectar fuegos con la información ofrecida por un satélite, escribir en un chat de una página web para resolver dudas, hacer operaciones de compra y venta de valores, detectar a personas por su rostro o temperatura, incluso poder analizar radiografías en busca de alguna anomalía con una precisión mucho mayor que la humana.

La inteligencia artificial y la robótica son, y serán aún más, grandes aliados para las personas, empresas y sociedad, ayudándonos a crear nuevas soluciones y servicios que eran hasta ahora inimaginables. Desde la medicina, hasta la agricultura, esta tecnología estará presente en todos los sectores, incluso en nuestra vida diaria desde que nos despertemos hasta el final del día, y quien sabe, si incluso también lo estará durante nuestro sueño….

2020-05-04T18:31:33+02:0029 abril, 2020|
Ir a Arriba